22 Octubre 2019

Boca y River definen el pasaje a la final de Copa Libertadores

Boca, con la obligación de revertir la derrota por 2-0 del partido de ida, recibirá a River, defensor del título, en el Superclásico que definirá el representante argentino en la final única de la Copa Libertadores de América.

El estadio "La Bombonera" será la sede del partido de vuelta que se jugará desde las 21.30, con arbitraje del brasileño Wilton Pereira Sampaio y el argentino Mauro Vigliano a cargo del VAR, con transmisión de Fox Sports.

En el partido de ida, jugado el pasado 1 de octubre en el estadio Monumental de Núñez, River ganó por 2-0 con goles del colombiano Rafael Borré, de penal, e Ignacio Fernández.

Boca está obligado a ganar por tres goles de diferencia para clasificar directamente a la final, mientras que para forzar una definición con tiros desde el punto penal debe ganar por dos goles de diferencia pero sin recibir tantos en contra, ya que eso favorecerá a River por el valor extra del tanto como visitante.

El ganador de la serie se meterá en la histórica primera final a partido único que se disputará el próximo 23 de noviembre en el estadio Nacional de Santiago de Chile, para enfrentar a un rival brasileño que se definirá el miércoles entre Gremio y Flamengo.

Tanto Boca como River tuvieron más de veinte días para preparar este desquite que nuevamente tiene a los dos equipos más importantes del fútbol argentino frente a frente, en una definición que dejará un nuevo capítulo a la larga historia de los Superclásicos.

El equipo dirigido por Marcelo Gallardo está en mejor posición ya que además del triunfo por 2-0 obtenido en la ida, cuenta con el respaldo de la histórica conquista de la edición pasada, tras vencer a su clásico de toda la vida en la inédita final disputada en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, en España.

Por su lado, Boca intentará protagonizar una heroica remontada para opacar la frustración de lo sucedido en Madrid e ir a Santiago de Chile en busca de la tan ansiada séptima Copa Libertadores de América.

El desafío para el cuestionado Gustavo Alfaro, DT del "xeneize", será encontrar el equipo para revertir la floja imagen del primer partido y convertir los tres goles que lo clasificarían a la final.