Opinión

Ninguno de los candidatos a gobernador a los que se impuso Gustavo Sáenz parecen ser próximos referentes de la oposición. Sin embargo, en la reconfiguración de poder de la provincia, también ese espacio requerirá perfiles altos.

Al día siguiente de su triunfo como candidato a gobernador, Gustavo Sáenz declaró que no descartaba incorporar a su gabinete a ministros y ex funcionarios de Urtubey. Trasfondo de una nobleza obligada.

Desembarcar en Grand Bourg no es todo color de rosas, a los pocos días hay que pagar aguinaldos y el grado de solvencia nunca es del todo auspicioso. Nos gobierne quien nos gobierne, ¿dónde iremos a parar?

Desde las PASO, el escenario se ha ido desenvolviendo favorablemente al intendente, ratificando así su amplio favoritismo para los comicios del próximo domingo. 

Por Jorge Villazón
Hay quienes creen que el voto pensado no existe. Son los mismos que creen que los votantes, sobre todo los que componen las mayorías, no piensan.

Por Mario Casalla (Especial para “Punto “Uno”)
Cuando un movimiento político -sobre todo en el Tercer Mundo- se propone cambiar el sistema vigente, es absolutamente esperable que termine chocando con el autodenominado Cuarto Poder (los medios de comunicación).

Después de los comicios nacionales y frente al escenario provincial de reconfiguración del poder, aunque suene increíble, el gobernador quedará despojado de influencias fuertes tanto en la nación como en la provincia.

Verónica Caliva y Juan Ameri debutarán como legisladores nada menos que en el Congreso de la Nación, Virginia Cornejo será opositora junto a Miguel Nanni, uno de los que renovó, igual que Juan Carlos Romero en el Senado. Allí recaerán también Sergio Leavy y Nora Giménez.

El crecimiento de los Romero, el reingreso de Juan Pablo Rodríguez en la política provincial y un Urtubey que no tomará parte en la disputa provincial del año que viene se combinan como factores para avizorar que, aunque gane la gobernación, Sáenz podría quedar cercado.

El vicegobernador dice ser respetuoso de su compromiso con el Frente de Todos, pero cada vez que puede emite declaraciones que ponen en duda que eso sea así. De hecho, ahora dice que según sus cálculos Sáenz estaría ganándole por 19 puntos a Leavy.

 

El debate televisivo no causó expectativas porque en las PASO hubo mucha diferencia, sin embargo, tampoco puede decirse que Macri lo haya aprovechado para contrarrestar esa distancia, al contrario, el gran ganador fue Alberto Fernández.

Por  Jorge Villazón
La frase sonó como el chasquido propio de un latigazo en el estadio que servía para contener a los peronistas que habían llegado hasta General Güemes para una reunión de lanzamiento en la interna Justicialista. “¡Los negros con los negros y los cholos con los cholos!” sentenció Roberto Romero, que había decidido abandonar todo tipo de negociación para lograr que le habilitaran la interna en el intervenido Partido Justicialista de Salta, sabía que tenía que competir sin cuartel ante quién  era el Gobernador provincial.

Una retahíla de malas decisiones, actitudes petulantes y estrategias carentes de perspectivas condujeron a una derrota sorpresiva por lo abultada. Serán muchos los retoques que deberán emprender si pretenden revertir la elección y llegar a la gobernación.

Después de la contundente victoria de Sáenz resta saber qué sucederá con la distribución de poder en caso de confirmarse la tendencia el 10 de noviembre.

No sólo la diferencia de más de diez puntos torna muy difícil de revertir la tendencia revelada en las PASO, sino también la composición del resultado, es decir, que en la mayor parte de los departamentos se impuso el intendente capitalino.

Por Jorge Villazón
A ningún trasnochado o mal dormido se le ocurrirá argumentar que el domingo 6 de octubre no existió en Salta. Existió, hubo elecciones PASO y en ellas el candidato Gustavo Saénz le sacó una ventaja a Sergio Leavy  de 11 puntos porcentuales. Claro que no son definitivos con vista al 10 de noviembre en que se celebrarán las elecciones Generales, pero, sin duda, son suficientes como para aumentarlos hasta una distancia muy ganadora.