20 Noviembre 2019

Se va configurando el próximo gabinete: Opus Dei y negacionismo

Con Matías Cánepa cerca de Educación y ante el rumor fehaciente que Juan Manuel Pulliero podría llegar a Seguridad, no caben expectativas para quienes pretenden reformas progresistas o inclusión de la perspectiva de Derechos Humanos en la administración de la Provincia.

Por Franco Hessling

Cada vez restan menos días para que se consume el recambio gubernamental en la provincia y a medida que se aproxima la fecha también se acrecientan las expectativas y certezas sobre qué cambios traerá la nueva administración encabezada por Gustavo Sáenz. Por supuesto, como se ha venido analizando, muchas de las especulaciones que pueden hacerse por estos días tienen que ver con la composición y estructura que tendrá el Gabinete que encabece el todavía intendente de la localidad capitalina.

En línea con ese tipo de especulaciones, desde estas líneas ya hemos venido analizando algunas de las que parecen ser fichas puestas, como Pablo Outes y Ricardo Villada, tanto como el necesario espacio que Sáenz está comprometido a otorgar a los sectores del urtubeycismo que trabajaron en su campaña. Sobre esto último, crecen las versiones de que el área de Deportes cobraría rango ministerial por sí sola y que recaería en Sergio Plaza, Ricardo Pasarell o Francisco Palópoli, todos cercanos al ex ministro de Gobierno, Juan Pablo Rodríguez.

También es una chance fehaciente que el área de Comunicación quede en manos de Rodríguez desde las sombras, aunque no es menos cierto que el nombre de Víctor “Vitín” Lamberto ha cobrado vigor en las últimas horas. Lo cierto es que Sáenz cumpliría así los acuerdos que fue abrochando durante la campaña, tanto con el operador de Juan Manuel Urtubey como con el trabajador de la televisión, quien cosechó más de 20 mil votos en la interna por la candidatura a intendente dentro del Frente Salta Tiene Futuro.

Sobre las líneas internas del espectro de Gustavo Sáenz que estarían pujando por un lugar en el Gabinete, hay que subrayar con especial énfasis que el presidente del Concejo Deliberante capitalino, también diputado provincial electo, se encuentra presionando para ser el titular del área de Educación. Matías Cánepa, a quien se señala como miembro del Opus Dei, confirmaría esa pertenencia religiosa con su tesón por recaer en dicha cartera que, como se sabe, es un área estratégica para los altos mandos de la Iglesia Católica.

Por otra parte, en las reuniones de transición del equipo de Seguridad se pudo ver a Juan Manuel Pulleiro, es jefe del Ejército en Salta, quien ha destacado como negacionista del terrorismo de Estado desenvuelto por la última dictadura corporativa-militar iniciada en 1976. Si en Educación habrá un hombre cercano al Opus Dei y en Seguridad un testarudo matizador de las aberraciones dictatoriales de la Junta Militar, entonces no se avizoran tiempos de progresismo o avances en materia de derechos humanos.

Asimismo, todavía son pocas las precisiones en el área de Salud Pública, una de las tres patas centrales, conjuntamente con las dos antedichas, en materia presupuestaria. En ese ámbito sí transcendió que el gobierno entrante incluiría los derechos de los animales, algo poco extraño si se considera que Sáenz hace alarde de ser el primer jefe comunal en haber promovido un hospital veterinario. En ese caso, no hay otro nombre que el de Sergio David Ferri, quien viene trabajando en el área, en el municipio, desde tiempos de Miguel Isa.

Todo hace suponer que Mario Peña (h), vástago del dueño de FM Aries, sería el agraciado con la importante cartera de Turismo. Dicho servicio es el más incidente en el Producto Bruto salteño, donde tiene una incidencia que ronda el 10%. En Cultura se sabe que se le encomendó a Agustina Gallo el armado de lo que será la administración en la Provincia, sin embargo, también es un secreto a voces que la cercanía de ella con Bettina Romero hará que se quede, junto a su equipo de mayor confianza, en la administración municipal que ingresará desde diciembre.