23 Abril 2020

Salta se prepara para ir saliendo del aislamiento obligatorio

Es uno de los distritos que registra menos contagios, que no tiene muertes y que hace semanas que no suma nuevos casos. Está todo dado para que desde el lunes próximo sea una de las provincias donde se empiece a flexibilizar la cuarentena rígida. 

Franco Hessling

Hasta el momento, Salta es una de las provincias que menos problemas ha demostrado con respecto a la proliferación de infectados y fallecidos por el nuevo coronavirus. Los casos bajo sospecha también son escasos y la mejor noticia de todas, además de que no hay muertos todavía, es que no ha habido circulación comunitaria del virus, uno de los aspectos más preocupantes si de propagación exponencial se trata.

Se sabe que Chaco y Tierra del Fuego, además de los grandes distritos nacionales, como el gran Buenos Aires, la Capital Federal, Córdoba y Santa Fe, son los lugares donde se ha detectado el tipo de transmisión comunitaria, el cual debe contenerse antes de que se transforme en transmisión social, por lo tanto, masiva.

Esa situación provincial amena, y la fase de “cuarentena administrada” habilitada por la Nación en su último decreto sobre el aislamiento social preventivo y obligatorio, dan lugar a pensar que la provincia podría ser uno de los distritos que empiece a flexibilizar el encierro, por supuesto, sin por ello bajar la guardia en términos de prevención, concientización y preparación para dar batalla al Covid-19.

Esa conclusión se desprende de las declaraciones que realizó en las últimas horas el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien aseguró que a partir del 27 de abril próximo habrá muchos distritos del interior donde se flexibilicen las condiciones del aislamiento obligatorio. Claro, es necesario, de a poco, ir retomando la actividad social que, a su vez, reactive el comercio y la economía.

De hecho, en esta fase de “cuarentena administrada”, tal cual la definió el Ejecutivo nacional, ya se habilitaron varios rubros nuevos. Además, se empezó a sugerir que habrá, de aquí en adelante, criterios geográficos para sostener las medidas de prevención. Por ejemplo, en Jujuy, donde desde hace más de dos semanas no se registran casos nuevos -igual que en Salta-, el gobernador Gerardo Morales decidió habilitar la realización de actividades físicas al aire libre.

Los especialistas aseguran que uno de los aspectos claves para continuar el amesetamiento de la curva de contagios y decesos es mantener sin utilización masiva el transporte público, tanto como restringir los viajes, aunque sean dentro del país. Sólo de esa forma se podrá mantener resguardadas las zonas del país, que son mayoritarias, donde todavía no hay circulación comunitaria del virus llegado desde oriente.

Salta, a menos que el Gobierno provincial pretenda por alguna extraña razón mantener el parate y el control policial excesivo en las calles, será uno de los distritos donde necesariamente se flexibilice la cuarentena a partir del lunes próximo. Ello, no obstante, no debe conducirnos a creer que hay que relajar las indicaciones sanitarias de prevención: la higiene personal, el uso de barbijos y el distanciamiento social.