27 Mayo 2020

Tensiones en la universidad

Descuentos al salario, decisiones inoportunas, liquidaciones mal hechas y un comité de emergencia a espaldas del gremio son las idas y vueltas que atirantan las relaciones adentro de la UNSa.

Por Franco Hessling

Las tensiones entre el gremio de docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Salta volvió a denunciar en los últimos días que una porción de los trabajadores recibieron descuentos en sus haberes de abril, situación que notaron sólo después de que entrar a sus homebankings o de que fueron al cajero automático y pidieron que la máquina escupa los “últimos movimientos”.

La situación es análoga a lo transcurrido hace pocos meses, este año, cuando todavía no había llegado la pandemia al país y aún los sofocos del verano hacían que los balnearios y ríos se superpoblaran. Entonces, las autoridades de la UNSa dieron explicaciones técnicas sobre procesos de liquidación, y, llegado el caso, reconoció que había incurrido en errores y prometió subsanarlos cuanto antes, para lo cual apresuró la reanudación de las actividades contables.

En ese caso, el rector Víctor Claros se ocupó de hacer regresar al trabajo a los técnicos del área contable de la universidad, generando malestar -con o sin intención- entre los propios trabajadores. Algunos debieron interrumpir su receso estival y Claros se ocupó de subrayarlo para que el gremio entendiera que a ningún trabajador le gusta suspender sus vacaciones. Los representantes sindicales captaron la provocación e hicieron sus descargos al respecto, pero las tensiones ya estaban en marcha.

Luego, antes que se declarara la cuarentena en la provincia y en el país, Claros determinó la suspensión del inicio de clases. Como la medida causó revuelo y se consideró arrebatada, la dejó sin efecto, justo cuando el gobernador primero y el presidente después sí planteaban la suspensión de clases en el marco de un Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

En aquel entonces se supo que la decisión arrebatada del rector había tenido que ver con la condición sospechosa de una autoridad muy cerca a su fuero cercano, quien había llegado desde una zona de alto riesgo y presentaba síntomas. La universidad es una pequeña comunidad en la que una gran proporción viaja seguido a otras latitudes.

Con el paso de las semanas de cuarentena, la UNSa creó un comité de emergencia y el gremio pidió públicamente formar parte. El requerimiento pasó tan desapercibido para las autoridades como para la comunidad universitaria en general, por lo que el comité siguió funcionando sin la participación del ala sindical.

La semana pasada recrudeció la tensión porque las autoridades de la casa de altos estudios decidieron nuevamente un recorte arbitrario a los haberes. Y el problema, tal cual lo expresa el gremio, no es que se haga el descuento -al que podría hallarse razonable- sino que no se haya informado con antelación. Otra vez, los trabajadores se dieron con la noticia cuando fueron al cajero a buscar los últimos movimientos.