30 Enero 2019

Una minera coreana será dueña del litio salteño

Posco Argentina, firma de capitales asiáticos, invertirá 450 millones de dólares para emplazar dos plantas de su propiedad en la provincia, una en el Salar del Hombre Muerto y otra en el parque industrial de Güemes. Planean producir y vender de modo privado 25 mil toneladas de litio por año.

Por Franco Hessling

 

No todo es campaña electoral en el Gobierno de Salta, aunque el 2019 haya empezado con el gobernador dedicado casi a tiempo completo a su precandidatura a presidente.

Esta semana empezó con una cumbre trascendental en términos productivos encabezada por la flamante ministra,  Graciela Pinal de Cid, quien reemplazó a Paula Bibini en la cartera de Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable.

El encuentro de la ministra, quien estuvo secundada por Daniel Blasco, secretario de Minería, con la compañía de capitales coreanos Posco Argentina, se confirmó que ésta montará dos plantas en la provincia, una al norte del Salar del Hombre Muerto y otra en el parque industrial de Güemes.

De acuerdo a la información oficial luego de la reunión entre las autoridades coreanas de la compañía y los miembros del gobierno provincial, Posco invertirá 450 millones de dólares para montar sus industrias de exploración, extracción y explotación, con lo que estima producir 25 mil toneladas anuales de carbonato e hidróxido de litio, y generará -una vez que las plantas estén en marcha-, 200 puestos de trabajo estable -esto último no fue confirmado por el gobierno ni por la empresa, pero lo difundieron distintos medios salteños, sin conocerse una fuente que lo asegure.

La compañía coreana planea comenzar primero con la planta que se ubicará en la zona boreal del salar, desde donde extraerá el tan preciado bien común. Allí se planea elaborar fosfato de litio, que será insumo de los derivados -carbonato e hidróxido- que se producirán luego en la fábrica que se apostará en el parque industrial de Güemes.

Además, el parte de prensa oficial apuntó que la firma asiática formará parte de las mesas de trabajo entre sector público, privado y comunidades para garantizar el desarrollo de los sitios donde se afincan las industrias. Aunque la voz oficial luego de la reunión fue que Posco iniciará la construcción de la planta, lo cierto es que aún debe aprobarse el informe de impacto ambiental, que, no obstante, se anticipa como un trámite sencillo para la firma, dados los antecedentes y el interés del Gobierno,  como ocurrió  con emprendimientos similares por ejemplo con Austin Podwer.

 

Informar a medias

La avidez por informar el acuerdo sellado entre el Gobierno de la Provincia y la compañía minera de capitales coreanos tuvo corto alcance, ya que no se indicaron las condiciones que el Ejecutivo le impondría a Posco para autorizar su inversión y explotación privada -es decir, sin que se conocieran aún las utilidades para la provincia de Salta-  tratándose de un recurso tan preciado como el litio.

Sin embargo, es una perogrullada que Posco desembarca en Salta acogida por el Régimen de Promoción Fiscal para "generar empleo" que se aprobó el año pasado en la Legislatura, y que implica enormes réditos tributarios, exenciones y créditos incluidos, para las empresas extranjeras que se asienten en Salta.

No obstante, como ya se subrayó, el aprovechamiento de la inversión será sólo para la compañía, pues las ganancias,  no se repartirán con el gobierno y las plantas de tratamiento serán propiedad exclusiva de los coreanos.

De todos modos, según había prometido el gobierno cuando promovió ese régimen que luego se aprobó en el Poder Legislativo, las gracias fiscales serían menores en relación a los réditos que traerían las inversiones para la Provincia. No está claro, sin embargo, cuáles serán los réditos en este caso.

Habrá una explotación de un recurso natural, sí, habrá aprovechamiento del valor de ese recurso en el mercado internacional, también, habrá plantas instaladas en Salta que no serán aprovechadas por los salteños, sí. No se sabe, en cambio, cuáles serán los beneficios para los salteños.