31 Enero 2019

Radiografía de quienes buscan suceder a Urtubey

Restan pocos meses para las elecciones en Salta y el escenario para la disputa por reemplazar al actual gobernador empieza a clarificarse: Gustavo Ruberto Sáenz, Miguel Isa, Javier David y Sergio Leavy, los radicales y el PRO y algunos funcionarios U serán animadores de la compulsa.

Por Franco Hessling

 

La cantidad de nombres que disputarán la gobernación ha comenzado a tamizarse, dejando claro quiénes serán los animadores reales de la disputa por la sucesión de Juan Manuel Urtubey en la provincia. No es diáfano aún, sin embargo, a quién dará su apoyo el precandidato presidencial de Alternativa Federal, y no deja de ser llamativo que no haya mujeres que vayan a disputar la conducción de la Casa de Gobierno de Grand Bourg.

Hagamos un somero repaso por las figuras que ya hicieron públicas sus aspiraciones de gobierno y su recorrido, eventuales alianzas, cercanía con el gobernador y posibilidades reales de conquistar la vacante que dejara Urtubey en octubre próximo.

 

Ruberto Sáenz

El intendente de la ciudad, que inició sus pasos en el peronismo de la mano del ex intendente Juan Carlos Villamayor, y luego de Miguel Isa, ambos de extracción más popular en el Partido Justicialista salteño.Después de un 2015 donde su carrera política se debatió entre el perecimiento y la redención, el intendente volverá al ruedo electoral buscando seguir el camino de los laudos. Es uno de los que corre con mayor ventaja por ser jefe comunal de la ciudad capital, por tener buen diálogo con dos de las tres fuerzas nacionales en disputa (Alternativa Federal y Cambiemos) y porque es la figura que más relevancia tiene entre los resueltamente no kirchneristas ni progresistas.

Su gestión en la capital empezó bien y fue decayendo lentamente, al compás de los recortes en los envíos de Nación. Ruberto Sáenz es carismático, pero no se le conoce un equipo técnico y político que trame estrategias y sortee con destrezas los momentos en los que no llega dinero foráneo. Por otra parte, su modelo restrictivo y sin visión de derechos humanos, combinado con sus atuendos folklóricos y su afanoso aire de cantante de zambas lo vuelven plausible de encajar en el estereotipo del “modelo salteño”. Dependerá en gran parte de los acuerdos nacionales entre las fuerzas anti-kirchneristas, si reúne ambos apoyos, su camino a la gobernación pareciera asegurado.

 

Miguel Ángel

El actual vicegobernador, quien logró permanecer por varios mandatos en la intendencia -situación que se dio por primera vez en la historia desde que las autoridades municipales se eligen por voto popular- será uno de los animadores más importantes de la compulsa electoral por la gobernación. Como anillo al dedo le vino la intranscendencia institucional del cargo de vice, que aprovechó para no quedar asimilado al macrismo  como  el gobernador  que siguió apoyando esas políticas.

Ahora se presenta como una opción peronista genuina, que no reniega de las formas y perspectivas del progresismo kirchnerista, que se opone a la derecha oligárquica y que pretende darle nuevos aires a un PJ que tiene cada vez menos credibilidad. Podría sellar acuerdos con importantes dirigentes del capital, como Manuel Santiago Godoy, y tiene la ventaja de contar con construcción territorial propia, igual que Ruberto Sáenz, eso le da libertad de postular su candidatura con o sin apoyo del gobernador.

Su ductilidad le permite poder presentarse apoyando al kirchnerismo o a Alternativa Federal sin disgustar a su plataforma electoral ni a sus dirigentes de base. Si abrocha alianzas de peso con otros dirigentes provinciales tiene serias chances de disputarle la gobernación a Ruberto Sáenz.

 

Oso y David

Los diputados nacionales Javier David y Sergio “Oso” Leavy, que ya confirmaron su cercanía, reúnen una interesante fracción del electorado si se tienen en cuenta sus antecedentes recientes. El orden de la eventual fórmula no es de menor relevancia, David es una persona de menor conocimiento en el orden provincial y su trayectoria genera menos confianza -estuvo con Macri, Romero y Urtubey-, y cuando encabezó las listas para las elecciones salvo la última ha sido poco victorioso.

En cambio, Leavy viene de una gran elección en 2017, pero su desempeño en el Congreso y la situación institucional de Tartagal, donde su hermano heredó la intendencia a partir de su cargo de concejal podrían  restarle caudal desde entonces. No obstante, es la tercera alternativa con mejores chances. Si llegasen a cerrar filas con Isa, ambos o algunos de los dos, la elección se enripiaría seriamente para el intendente de Salta capital.

 

Radicales en fuga

La victoria de Mario Mimessi en la interna radical, aliado de Miguel Nanni, posiciona a los radicales no alineados con Ruberto Sáenz en mejores condiciones para salir solos en las elecciones provinciales de este año. Casi que se descuenta que la UCR presentará su propio candidato a gobernador.

El tema será dilucidar si ese candidato/a irá a una interna dentro del frente Cambiemos (que podría estar integrado por Ruberto Sáenz o no, pero que seguramente tendrá algún PRO puro en la contienda, como Martín Grande), o si directamente se presentará como una fuerza autónoma a nivel provincial. En ese último caso, otra vez, el que estaría recibiendo malas noticias sería el intendente de la capital.

 

Rezagados U

Rezagados por su escasa aceptación popular quedan algunos de los alfiles de Urtubey durante su gobierno, como Carlos Teófilo Parodi o el actual jefe de Gabinete y sucesor de Parodi, Fernando Yarade. Ambos han hecho explícitas sus intenciones de gobernar la provincia, sin embargo el primero no ha expresado enfáticamente, el actual jefe de gabinete su decisión de participar en la compulsa electoral. El cuadro estadístico lo pone a su antecesor en el cargo con muy pocas posibilidades electorales.