24 Febrero 2019

Sanders y Venezuela

Por Juan Facundo Marocco
En este último mes nuevamente el gobierno de Venezuela fue noticia, noticia en virtud de un nuevo intento de derrocamiento al gobierno del presidente electo Nicolás Maduro, pero no es el gobierno de Nicolás Maduro lo que se pretende defender desde estas líneas. Es en sí la soberanía del pueblo de Venezuela, su integridad como nación, y la pertenencia a Latinoamérica de esta.

Poco tiene de culpa el pueblo Venezolano que su nación esta erguida sobre unas de las reservas de petróleo más grandes del mundo. Poco tiene también de culpable el pueblo Venezolano que durante décadas las elite gobernantes de dicho país, lo único que generaron fue pobreza y privilegios para sí mismos, representados en la actualidad por Juan Guaido, un legislador que fue electo por el distrito electoral de Vargas,  segundo en dichas elecciones, una vez que asumió su cargo fue electo presidente de la Asamblea Nacional, por la mayoría opositora en dicha cámara, algo muy raro que  en una dictadura la oposición pueda ganar elecciones.

De todas maneras si lo llevamos a nuestro país, sería algo como que el segundo diputado por el distrito de Jujuy sea elegido presidente de la cámara de diputados y lo desconozca a Macri, porque a su criterio no cumple con la constitución. Institucionalmente impresentable, pero aquellos que lo proclaman presidente a Juan Guaido no les interesa, dado que lo que defienden son intereses, y no los del pueblo Venezolano.

El intento del núcleo de poder que promete ayuda humanitaria, no es otro que intentar generar un conflicto fronterizo en la región, por cierto, tanto Brasil y Colombia lo saben y los que podrían mostrar un poco más de soberanía y no ser tan compulsivamente alineados. En esto hay que ser claro y deplorar  que las declaraciones de la actual vicepresidente de Venezuela calificando como “envenenada y que son cancerígenos” los alimentos de la ayuda humanitaria, es menos que poco inteligente, por que pretender meter miedo por un poco de harina, azúcar y fideos y arroz dado  la carencia de estos principales alimentos son los que se tienen que abocar a conseguir, y dar muestras de la falta de recursos políticos, en una Venezuela que quedó aislada, lo que poco tiene que ver con la pertenencia a Latinoamérica y con los pueblos que la rodean, porque si hay algo que es característico de los pueblos latinoamericanos es la solidaridad.

El problema no es Maduro, ni la solución la oposición, un reciente artículo de The Wall Street Journal, habla sobre los desaciertos de la oposición en Venezuela, y deja bien en claro que ésta no está preparada para gobernar, y que disponen de poco respaldo popular, que este es el principal problema que tienen. También en el mismo hacen referencia a las diferencias que tienen entre los distintos grupos opositores. Lo de las diferencias entre los opositores no es algo nuevo, ya en el año 2015 Henrique Capriles y  Leopoldo López, mostraban diferencias sobre el camino a seguir, Capriles con una posición intermedia, que lo llevó a ser el opositor más votado, y López con la radicalización de las acciones de la extrema derecha en dicho país, y que en  cada elección obtener menos votos. Este puede ser el momento para la opción Capriles principalmente por una  Venezuela que necesita reencauzar sus instituciones y su curso en la historia.

Otro gran problema de la oposición es que se acercan las elecciones legislativas y saben que las van a perder, con lo cual perderán el último bastión institucional desde la conducción de Leopoldo López en la oposición. Y en esto no podrán culpar a Maduro por dictador, es que el caos que generan en sus intentos golpistas crean más pobreza a Venezuela. Yendo un poco más atrás en el tiempo sobre la oposición de Maduro ya en la época de Hugo Chávez se conoció la famosa filtración de wikileaks Venezuela los cables de la embajada Norteamericana en Venezuela donde calificaban a la oposición, como compulsiva y poco apegas a las normas. Con esta defensa de Venezuela no  se pretende justificar los errores de Maduro ni la falta de libertad de prensa en dicho país y menos aún la falta de alimentos.

Recientemente se conocieron las declaraciones del senador y precandidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos Bernie Sanders donde en una entrevista a Univisión dijo que no avalaba la postura de legitimar el mandato del presidente proclamado por la Asamblea Nacional Venezolana Juan Guaido, y ya anteriormente en un medio de su país, también dijo que la intervención de Trump es errónea, y que lo que hay que garantizar es que las elecciones sean libres y transparentes, poco tiene Guaido que ofrecer, porque no es el líder que las grandes cadenas de medios dicen que es. Venezuela necesita de su soberanía y de la democracia, y no de líderes forjados a medida de poderes extranjeros.