09 Noviembre 2020

El pueblo decide

Por Natalia Aguiar
Los políticos del mundo deberían agudizar los sentidos y analizar el significado existente detrás, cuando el pueblo habla.  La importancia del voto popular, libre y discernido. Ante restricciones o limitaciones a derechos, el pueblo habla, se expresa, es inherente a la condición humana.

Así, el pueblo estadounidense festeja el triunfo del respeto por las diferencias y las minorías, la igualdad y la justicia que representan Joe Biden y Kamala Harris que el sábado pasado fueron declarados presidente y vice electos en Estados Unidos. Mientras Donald Trump niega el triunfo y lo cuestiona en la Justicia, casi como un pequeño obsesionado con un juguete. Pero la gente le dijo: ¡Basta!. No más atropellos institucionales ni berrinches políticos. “Los derechos se ejercen”, dijo el pueblo estadounidense a través de su voto.

Estados Unidos significó vivir el “sueño americano” , desde la llegada de los británicos a conformar las trece colonias norteamericanas, y para cualquier extranjero que aspira a tener calidad de vida con el sustento de su trabajo. Muchos latinoamericanos miran al norte como la tierra prometida, y la realidad de migrantes e hijos de extranjeros nacidos en Estados Unidos, hizo que cambiara la realidad política y social del país. Pero hasta los mismos norteamericanos sintieron opresión con Donald Trump. Fue conmovedor el llanto y la emoción del analista político de CNN Van Jones, al enterarse del triunfo de Biden y Harris. Una muestra de la vulnerabilidad en la que desarrollaron sus vidas algunos grupos sociales que claman en América y en el mundo por la consolidación de las libertades e igualdades. Van Jones enalteció su piel negra, y entre lágrimas no dudó en decir que era un buen día para extranjeros y personas de color que viven o sueñan vivir en los Estados Unidos. Michelle Obama se hizo eco de la reacción de Jones y compartió en su cuenta de Twitter las imágenes con un mensaje. "Van, gracias por expresar el dolor y el alivio que todos sentimos. Mi esperanza es que aquellos que esperaban un resultado diferente se tomen un momento para empatizar con el dolor que muchos de nosotros hemos sentido durante los últimos cuatro años", escribió la ex primera dama.

 

Las diferencias cuentan

La vicepresidenta electa, Kamala Harris, es hija de un economista jamaiquino y su madre, científica de origen indio. Harris estudió en la Universidad de Howard, en Washington y fue la primera Fiscal General negra de San Francisco en 2010. “Soy la primera vicepresidenta, pero no seré la última”, dijo en su primer discurso público. Luego Joe Biden, de 77 años explicó que:  “Hay que unir al país y curar el alma”.  En tanto apeló a solidificar a la clase media, a la que definió como la  “columna vertebral” del país. “Frente a obstáculos sin precedentes, un número récord de estadounidenses votó, probando una vez más que la democracia late profundamente en el corazón de Estados Unidos", dijo Biden en un comunicado difundido por su campaña, apenas fue declarado ganador. "Con la campaña terminada, es hora de dejar atrás la ira y la retórica dura y unirnos como nación", agregó. Con la Educación en la mira Joe BIden dijo que “habrá una docente en la Casa Blanca, ya que la primera dama, Jill Biden  es docente universitaria y pretende seguir enseñando Inglés en las aulas. “Vengo a  sanar las diferencias de Estados Unidos”, dijo Biden en su primer discurso como presidente electo. “A todos se les debe dar la posibilidad de avanzar en sus sueños”… “Que seamos la nación que debemos ser, fortalecida, unida, curada…Lucharemos por erradicar la pandemia. De hecho ya convocó a expertos para analizar la cura del Covid19.

Los líderes deben ser ejemplo y ganarse el respeto. A tal nivel de descrédito llegó Donald Trump que los medios más respetados de Estados Unidos como The New York Times o The Washington Post, que fueron opositores a él, no dudaron en resaltar el triunfo de los demócratas: “Biden vence a Trump” y “Biden derrota a Trump”. El respeto se gana con hechos, los líderes del mundo deberían empatizar con los vulnerables. Y cuando el pueblo habla, lo dice todo…

 

Las expectativas de Fernández hacia el sur

Claro que cada país tiene su idiosincrasia, su cultura, sus problemáticas de diferencias, minorías y demás, pero las elecciones estadounidenses influirán en Argentina desde el momento en que históricamente miramos el desarrollo de la justicia, la política y la cultura norteamericana y desde ya que muchos de los argentinos y funcionarios oficialistas pueden ahorrar en dólares.

Pero hasta Alberto Fernández advirtió que vienen vientos de cambios con el triunfo de Biden. El presidente de los argentinos analizó “un cambio de época” en la relación entre EEUU y la región tras el triunfo de Joe Biden y se sinceró al reconocer “dificultades en el vínculo entre Washington y América Latina durante los últimos cuatro años”. Fernández espera “que el resultado conduzca a una nueva etapa en la relación entre  los Estados Unidos y América Latina”., mientras se reunió con el Rey de España Felipe VI, en La Paz, Bolivia y con pares de otros países de la región. Es que Fernández asistió a la asunción del presidente boliviano, Luis Arce, discípulo de Evo Morales.

Veremos con mucha atención si Donald Trump hará la entrega de mando o no, a Joe Biden, o imitará la actitud de Cristina  Kirchner cuando se negó a pasar el bastón de mando a Mauricio Macri en 2015, en contra de la letra constitucional. Un buen líder, sabe perder con dignidad y enaltece sus prédicas. Ser un buen perdedor es de grandes de espíritu. El 20 de enero próximo, cuando Biden deba asumir su cargo, miraremos al norte… pero el pueblo ya decidió.