11 Febrero 2019

“El que las hace, las paga”

Por Jorge Villazón
Dice  Luis Bruschtein en la edición del pasado sábado en Página 12: “La demolición de la Justicia a manos del macrismo es una bomba de tiempo”. Una frase muy corta pero contundente. Quizá la reflexión del periodista debió estar presente en la cabeza del Intendente Gustavo Sáenz a la hora de firmar el original de la carta documento en el mostrador del Correo Argentino.

El Colegio de Abogados de Salta, al que seguramente pertenece el Intendente Sáenz, acaba de expresar en torno al DNU presidencial sobre la llamada “extinción de dominio” que “el procedimiento creado es peligroso ya que tiene por objeto declarar la inexistencia de un derecho (de propiedad), mediante un juicio civil originado por una simple denuncia por ‘presunta comisión’ de delitos, donde se incluye a modo de ejemplo la falta de presentación de DDJJ por parte de funcionarios públicos (art. 268 Código Penal), dado que la regulación cuestionada va más allá del objetivo que justifica su dictado, es decir combatir el crimen organizado.

En tal sentido el DNU vulnera el principio de inocencia, ya que el Juez Civil puede fallar dictando una sentencia declarativa de carácter sancionador, aunque en el fuero penal luego fuera sobreseído por el mismo delito que lo priva de su patrimonio” Respecto de la justificación oficial al DNU, desde la casa del gobierno nacional se escuchó decir que “el que las hace, las paga”, al más puro estilo dictatorial y poniendo en vigencia  “la extinción de derechos”.

La carta documento de Sáenz está dirigida al periodista Horacio Verbitsky, quien bajo el título de "Extorsión" en una nota hace referencia a una denuncia que el abogado del  productor agropecuario Pedro Etchebest presentó el 28 de enero pasado, ante el juzgado federal con jurisdicción sobre Pinamar, con los audios, las filmaciones, las capturas de pantalla y las fotos como pruebas de la extorsión que realizó Marcelo D'Alessio ( supuesto director regional de la DEA), como "recaudador" del fiscal Carlos Stornelli a cambio de que no se investigara su presunta participación en delitos mencionados por el arrepentido ex presidente de la ONCA, Juan Manuel Campillo, quien indicó a Etchebest como recaudador "entre propietarios de campos de orientación ganadera a cambio de beneficios" de la ex Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCA).

Entre los audios que se presentan en la denuncia, D'Alessio menciona al intendente de Salta, que se infiere sería Gustavo Sáenz, como supuesto recaudador de Stornelli.

Cuenta  Verbitsky  que "durante el viaje a Pinamar, que hicieron juntos (D’Alessio y Etchebest) el 8 de enero, a 160 km por hora, en una camioneta con instrumental para detectar radares y bajar a la velocidad máxima permitida, este agente de la ley y el orden mencionó como 'recaudador de Stornelli' al intendente Gustavo Sáenz, quien fue el candidato a vicepresidente de Sergio Massa en 2015".

También, la nota, ilustra este párrafo con una captura de un video en donde se lo ve a Sáenz sentado a una mesa de café en un balneario de la costa bonaerense con los mencionados y hay otra foto con la imagen institucional del Intendente.  Sáenz le pide al periodista que se retracte y, seguramente, éste le contestará que el párrafo mencionado forma parte de la denuncia presentada por el supuesto extorsionado.

Ahora Sáenz sabe lo que significa terminar involucrado en una  posible “fake news”, (noticia falsa que consiste en un contenido seudo-periodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales y cuyo objetivo es la desinformación) elemento muy usado desde Comodoro Py para suplantar fallos judiciales con condenas sociales que vulneran el principio de inocencia garantizado en la Constitución Nacional.

También sabrá, en tiempos venideros, lo difícil que resulta recoger todas las plumas de un almohadón que han sido desparramadas en una comarca, como pena resarcitoria del daño moral producido por alguien que pudo haber lesionado un prestigio a resguardar, sobre todo el de un político con pretensiones. Sabrá “lo que se siente”.