15 Abril 2019

Las posibilidades del “Oso”

Por Jorge Villazón
Estamos hablando de Sergio “Oso” Leavy, hoy Diputado Nacional y candidato a Gobernador de Salta por Unidad Ciudadana o Frente Patriótico  o como se llame, en definitiva, el espacio nacional que conduce Cristina y que la tendrá como candidata a Presidenta de la Nación.

Estadísticamente, a ojo y sin necesidad de recurrir a prueba alguna, el “Oso” tiene el 33%, o sea un tercio, ya asegurado. Ahora todo depende de qué porcentaje tienen, para ser Presidente de la Nación, en las elecciones de Salta, Mauricio Macri, Juan Manuel Urtubey y Cristina.

En principio, cuando se conozcan los resultados de las PASOS, es muy probable que Urtubey ya no figure entre los candidatos y además serán las Generales las que determinen el próximo Gobernador, porque en Salta no hay segunda vuelta o balotaje.

¿A quién votarán los que votaron por Urtubey en las PASOS? y ¿con quién se identificará el candidato a Gobernador que resulte del urtubeycismo? o ¿qué pasará con el conjunto de los candidatos que se identifiquen con Macri? Analicemos estas cuestiones.

En las elecciones de 2017 y en la categoría de Diputado Nacional que involucraba a toda la provincia y que tenía la influencia ineludible de los acontecimientos nacionales y sus representativos, el candidato de Macri, Martín Grande, obtuvo el 30,83% de los votos, Andrés Zottos, representado a  el urtubeycismo, logró el 24,05%, y Leavy siendo el representativo de Cristina, llegó a 22,55%.

En aquel momento Macri estaba en alza y su influencia en propaganda y con aportes cuantiosos para la campaña de sus candidatos resultó evidente. Ese espacio, el macrismo, tenía el aporte de los propios, del romerismo y del saenzcismo. O sea de los propios, los del gobierno nacional  y de gran cantidad del variopinto peronista.

El urtubeycismo tenía el apoyo del Gobierno Provincial y los votos de los peronistas que se quedaron allí cuando Leavy se llevó el 22,55% de los votos del sector, que hasta ese momento era uno y que tuvo el  debut del kirchnerismo en solitario y con casi nulos recursos.  Ya vemos que algunas cosas han cambiado.

Hoy la candidatura de Macri ya no ejerce tracción sino que por el contrario es una mochila pesada y no tiene el apoyo unánime de los seguidores de Gustavo Sáenz, dado que él ha liberado el apoyo de sus candidatos a intendentes respecto de la candidatura nacional y los únicos que quedarían con el presidente serían Bettina Romero y Grande, aunque distanciados entre sí. Por su parte el propio Sáenz tiene su corazón más con Sergio Massa que con Macri. El macrismo, en Salta, se apresta a perder no menos del 10%.

El urtubeycismo tiene dos candidatos a la gobernación, que se distanciarán de cualquiera otro en el sector. Uno es Miguel Isa y el otro es Fernando Yarade. Si es que ya no está Urtubey en la puja, Isa haría todos los esfuerzos para acercarse a Cristina y el segundo pondría la energía en separarse de Macri.

Pero como uno sólo quedaría en carrera, los remantes de las PASO seguramente partirían hacia la candidatura de Cristina y de su representante en Salta, que sería el peculiar refugio de los peronistas demasiados acostumbrados al calor del oficialismo.

En estas circunstancias se incluyen no menos del 10% de los que votaron por Zottos.  Por el lado de Unidad Ciudadana, con la candidatura de Cristina, podría haber dos candidatos a la gobernación.

Elia Fernández del Frente Grande y Sergio “Oso” Leavy del Partido de la Victoria. Sin entrar a dudar de ninguna de las cualidades de ambos, es lógico pensar que la estructura partidaria del “Oso”, tanto en el interior de la provincia como en Capital, le posibilitarían  un triunfo en las PASO y eso, más el empuje de Cristina, le darán al “Oso” no menos de un total, en la General, muy cercano al 50%.

Este porcentaje es histórico en el peronismo salteño para las elecciones a Gobernador. Si se pudiera, en ese sector, llegar con un voto completo en el sistema de voto electrónico en Capital, seguramente el porcentaje subiría un par de números en el resultado general. Pero eso está por verse.

Para un columnista, que escribe y firma lo que entiende como análisis, es muy “fuerte” como opinión dedicarse a estos temas y con este compromiso por la verosimilitud probada. Pero soy Jorge Villazón y éste es mi estilo.