22 Abril 2019

El Riesgo… ¿País?

Por Jorge Villazón
La suba de la tasa del “Riesgo País” movilizó, hasta un verdadero ataque de pánico, al gobierno que preside Mauricio Macri. Pero no fue por las consecuencias que esa tasa trae para el País, sino que lo que puso en alerta roja al Gobierno fueron las razones que motivaron el alza.

Ahora el riesgo es para el Fondo Monetario Internacional que ve, con meridiana claridad, que el futuro de su actuación en Argentina se presagia como la gran hecatombe para el propio FMI y no para el país como sucedió en otros lares del mundo en crisis.

Primero convengamos que el préstamo extraordinario e histórico que el FMI otorgó a la Argentina no fue para ayudar al País sino para ayudar al gobierno macrista que le  delegó la conducción de la economía argentina, tal como ha sucedido desde la conducción del organismo de parte de Christine Lagarde, con todos los países que acudieron al acuerdo por complicidad ideológica e ineptitud propia para implantar el liberalismo en territorios de economías emergentes y en crisis.

¿Qué es el “Riesgo País”? Según Clarín es “Una tasa, un medidor de confianza-desconfianza sobre las posibilidades del pago de la deuda de un país, indica que la Argentina tendría que pagar 8,5 puntos más sobre la tasa de los Estados Unidos. En la práctica, refleja la imposibilidad de que el país consiga otro financiamiento externo que no sea el del Fondo Monetario.” Tal como se ve, Clarín se inquieta en nombre del FMI y no del País. Resulta obvio que no es el riesgo para el país lo que importa. ¿De dónde vino la alerta que hizo cundir el pánico en el Gobierno?

El mismo diario lo explica sin miramientos y sin  hipérboles: “Operadores grandes de afuera (¿?) le asignaron un rol destacado a una encuesta que la consultora Isonomía -que habitualmente trabaja para la Casa Rosada- distribuyó entre sus clientes según la cual Cristina Kirchner le ganaría a Mauricio Macri en un ballotage. Las cifras son 45% contra 36% y sería el primer sondeo que arriesga ese resultado. El temor a un regreso de CFK al Gobierno espanta a los inversores a pesar del intento del kirchnerismo de mostrarse más ‘amigable’ con el FMI, con los mercados y el pago de las deudas del país”.

Nuevamente la preocupación consiste en garantizar el pago de la deuda con el FMI. En tiempos en que no hay pan y tampoco consuelo con las tortas, no sólo es la cabeza de Macri la que está en riesgo, sino también la de Lagarde, autora del remedo contemporáneo de los dichos de aquella su connacional del Siglo XVIII,  que se atrevió, de la misma manera que hoy lo hace ella, a jugar con el destino de un Pueblo que ha perdido la paciencia.

No hay “Riesgo País”, lo que ahora se está midiendo es el “riesgo gobierno”. Desde el macrismo se espantaron con los 45 puntos de Cristina, pero desde la racionalidad nadie entiende cómo es que Macri siga obteniendo, en ese supuesto balotaje, la friolera de 35%.

Algunos, con mejor lectura, vieron que la encuesta podría reflejar números de las Generales del próximo 27 de octubre, en donde el núcleo duro y los adherentes del momento histórico podrían llevar a Cristina a una victoria directa en esa ocasión, mientras que los 35 puntos de la opción macrista se desperdigarían entre los que no quieren votar por el retorno kirchnerista, tanto desde la izquierda como desde la derecha.

Esta es la verdadera razón del pánico, tanto en el gobierno macrista como en el gobierno del FMI. La supuesta opción no es entre Argentina y Venezuela, es entre Argentina y Grecia. La verdadera opción es entre la persecución judicial y la Justicia, entre la liberación y la dependencia, entre el desarrollo y la recesión, entre el hambre y la Justicia Social, entre la perversidad de la especulación financiera y el amor por el Pueblo.

No hay “Riesgo País”, hay riesgo en el Gobierno, pero en especial en su mandante que puso los dólares porque le prometieron la entrega del País y ahora ve que los prometedores no eran promesantes y que la procesión “va por dentro”, como suele decirse.