19 Mayo 2019

Un paso al costado y mil al frente

Por Jorge Villazón
En realidad lo inesperado resultó lo esperado. Cristina se presentó como conductora indiscutible de su propia propuesta respecto de la necesidad de generar un Contrato Social con Ciudadanía Responsable y por otro lado propuso un candidato a Presidente capaz de aglutinar el mayor frente electoral que se haya imaginado nadie en los últimos tiempos.

Como una cosa se sustenta en la otra, ella definió el futuro desde la suma y la multiplicación, desde el optimismo y la esperanza y desde la unidad contra la fragmentación de los que están a favor y contra los que siguen pensando en desorganizar la vida del Pueblo argentino con el ensanchamiento de la desunión en la Patria.

Alberto será el responsable del Gobierno mientras ella le garantizará un Congreso que trabaje para el sustento institucional del nuevo plexo de leyes que se necesitan en la Argentina del futuro, con mejor futuro y desde el peor de los presentes.

Eva Perón anunció que ella “renunciaba a los honores pero no a la lucha”, Cristina no renuncia a nada y no necesita prometer lo que nunca dejó de hacer: Luchar en favor de la felicidad del Pueblo. Su vida fue la lucha y no cejó ni en las peores circunstancias, ahora comparte el compromiso con su candidato a Presidente y Alberto encuentra en ella la razón para emprender una carrera hacia la Presidencia que sumará acuerdos antes de sumar votos, porque él sabe que ese es el camino que desemboca en el gran proyecto para sacar al país de su encrucijada maldita a la que lo llevó el modelo liberal que actualmente gobierna y es el voto popular el que va a generar la legitimidad en la Primera Vuelta y con contundencia.

Provincialmente hay que repetir el modelo que propone la conductora del sector y hay que hacerlo por necesidad antes que por conveniencia. Alberto fijará las reglas y Cristina las avalará exigiendo compromiso, los municipios serán las primeras líneas de la lucha y la ofrenda a la que no dudó en ofrecer su legítimo lugar en favor de lo más conveniente para todos, propios y ajenos.

Cristina es Fernández de Kirchner y Alberto Fernández es el exjefe de Gabinete de Kirchner, los dos tienen el legado de un Grande. Vuelve la esperanza.