03 Febrero 2020

Madre Mauricia mancha la pelota

Por Jorge Villazón
La designación del expresidente Mauricio Macri como Presidente de la Junta Ejecutiva de la Fundación de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) no es un acontecimiento pintoresco o banal, por el contrario es el símbolo más acabado que confirma la falta de escrúpulos de la plutocracia y sus “gerentes” los plutócratas.

Los poseedores de las mayores fortunas, y sus administradores en el ejercicio del Poder real en el mundo todo, ya no escatiman demostración alguna cuando deciden afianzar sus decisiones o sus avances en el poderoso aparato que gobierna el mundo detrás de las diversas fachadas, políticas o sociales, que abarcan todos los rubros y todas las ideologías.

La Junta de la FIFA Foundation, regida por Gianni Infantino, con Sonia Fulford, presidenta de la Federación de Fútbol de Islas Turcas y Caicos, que constituyen una jurisdicción fiscal offshore especialmente diseñada por el Reino Unido para convertirse en un centro financiero a nivel mundial, con una legislación adecuada incluyendo leyes sobre la confidencialidad o secreto bancario, para atraer todo tipo de entidades como filiales de bancos internacionales, compañías de seguros, fideicomisos y sociedades offshore; participando también Lydia Nsekera, presidenta de la Federación Burundesa de Fútbol o sea de uno de los países más pobres del mundo, donde la tasa de pobreza asciende al 66,9% de la población, fueron los que designaron a Macri y no dudaron en hacerlo dado que estaban respondiendo a los interese plutocráticos que garantiza el expresidente argentino.

Proveniente de una familia mafiosa y por lo tanto relacionada con el  lavado de dineros espurios, lo que con ineptitud y desparpajo, concretó durante su mandato político posibilitando el desmesurado endeudamiento del Estado Nacional argentino y la mayor fuga de divisas perpetrada por sus amigos o allegados: ¡Era el hombre adecuado!  Siendo por eso y para eso que lo han puesto en donde lo pusieron.

De manera oficial se sabe que “la Fundación FIFA se creó en marzo de 2018 como entidad independiente, con los objetivos de contribuir a la promoción de un cambio social positivo y de recaudar fondos para la rehabilitación y reconstrucción de infraestructuras deportivas dañadas o destruidas alrededor del mundo”.

También se sabe que “la Junta de la Fundación FIFA, supervisa la consecución de estos objetivos de responsabilidad social con el respaldo de la FIFA, de los socios de la FIFA y de las Leyendas de la FIFA.

El planteamiento de la Fundación FIFA es innovador, moderno y digital en sus comunicaciones y actividades de recaudación de fondos”. ¡Y en ese gallinero hoy han puesto al zorro! La FIFA afirma que “la Junta está compuesta por el Presidente de la FIFA y al menos otros dos miembros. Se perseguirá el objetivo de que la Junta represente a un amplio espectro de partes interesadas, dueñas de una experiencia sólida en el campo del desarrollo social y con un apropiado equilibrio geográfico y de género”. Justo, justito, lo que caracterizó el mandato de Macri en Argentina. ¡Desarrollo social con un apropiado equilibrio geográfico y de género!

Es público y notorio que no hace mucho se conoció el caso de la corrupción en la FIFA, también denominado en el ámbito mediático como FIFA Gate, luego de que las autoridades suizas irrumpieran sorpresivamente en un hotel de Zúrich (Suiza) como resultado de años de numerosas investigaciones de casos de corrupción en los que el máximo ente del fútbol mundial se ha visto involucrado. Los cargos por los que se les acusa incluyen soborno, fraude y lavado de dinero.

La investigación penal que lleva a cabo la Fiscalía de Nueva York versa sobre la atribución de derechos mediáticos y de derechos de mercadotecnia y de patrocinio para Estados Unidos y América del Sur de competiciones organizadas por la FIFA. Por esta cuestión está arrestado en EEUU Alejandro Burzaco, accionista y CEO de Torneos y Competencias S.A., la mayor productora y comercializadora de eventos deportivos de América Latina,  todos los contenidos de las señales de Fox Sports, el paquete de canales deportivos de DirecTV (incluido DirecTV Sports y The Golf Channel) y la mitad del canal TyC Sports (la otra mitad es del Grupo Clarín y el Grupo Telefónica), eran  producidos en la empresa de Burzaco. Mientras que su hermano Eugenio Burzaco, un político que pertenece al partido Propuesta Republicana (PRO), se desempeñó como Secretario de Seguridad del Ministerio de Seguridad de la Nación desde diciembre de 2015 hasta diciembre de 2019 (Gobierno de Macri). Previamente se desempeñó como Jefe de la Policía Metropolitana de Buenos Aires entre 2009 y 2011 y fue Diputado Nacional por el PRO entre 2005 y 2009.

Todos, incluido Macri, plutócratas de alcance internacional. El año pasado la Fundación FIFA movió 4.000 millones de dólares, este año ya tiene un presupuesto de 1.000 millones y Macri promete mayores recursos en su gestión…eso sí, su cargo será ad honorem y, como él es rico, no va a robar. ¡Fuera perro, estas cosas son las que manchan la pelota!