11 Enero 2019

Subsidios suspendidos: muchos salteños quedarán fuera de las tarifas diferenciales de luz

Tras confirmarse la supresión de subsidios nacionales, y la opción de la Provincia de hacerse cargo de los beneficiarios de la Tarifa Social y el Plan Estímulo, el Ente Regulador de los Servicios Públicos advirtió que sólo los usuarios “carentes de recursos” podrán acogerse al subsidio provincial. 

En los primeros días del 2019 se oficializó la resolución 366/18 de la Secretaría de Gobierno de Energía de la Nación, dependiente del Ministerio de Hacienda, que estipula los precios de referencia para la energía eléctrica para los próximos meses, libera la facultad de elegir aumentos a cada jurisdicción autónomamente y establece la quita definitiva de los subsidios para usuarios que se habían acogido a los beneficios de Tarifa Social y del Plan de Estímulo para el ahorro en el consumo.

De esta manera, los usuarios salteños que se encontraban beneficiados por la Tarifa Social -claro que por haber acreditado carencias económicas- ya no contarán con los descuentos. Se calcula que unos 75 mil salteños estaban contemplados dentro del mencionado esquema, por lo que restará saber si están en condiciones de pagar las facturaciones de luz que empezarán a llegar desde el mes que viene. Según declaraciones de funcionarios provinciales del área de Servicios Públicos, uno de cada cuatro usuarios de Salta se encontraban dentro de la tarifa diferencial.

Ya en septiembre del año pasado, a través de la resolución 122/18, el Ejecutivo había advertido que delegaría en las provincias y la CABA la responsabilidad de sostener las tarifas diferenciales. La Casa Rosada argumenta que el equilibrio fiscal que viene buscando necesita de los aproximadamente 500 millones de dólares que se ahorrarían este año quitando los subsidios a la energía eléctrica. Justamente en septiembre de 2018 se disparó el precio del dólar y hubo que renegociar el Pacto Fiscal con los gobernadores.

La resolución 366/18, dada a conocer en el Boletín Oficial de la Nación el 2 de enero pasado: “Resulta necesario continuar con el sendero de reducción de subsidios previsto, que fuera contemplado en la audiencia pública celebrada el día 17 de noviembre de 2017, que incluye tanto la reducción del subsidio sobre el costo de la energía, como así también, sobre la potencia, propendiendo a equilibrar los costos que deben afrontar los distintos agentes del MEM” (sic).

Esta última afirmación sobre el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), es decir las empresas que distribuyen a los usuarios domiciliarios (como el monopolio Edesa en Salta), deja clara la intención del Gobierno de la Nación de igualar las diferencias dentro del país, pero sin intervenir, apelando a una autoregulación. Se anticipa, entonces, que en CABA vendrán sentidos aumentos, ya que es la jurisdicción del país con mayor cantidad de subsidios.

Sin tarifa social

La descentralización de los subsidios para tarifas diferenciales, que también puede ser interpretada como indiferencia del Gobierno nacional, queda clara en otro pasaje de la resolución 366/18: “A partir del 1 de enero de 2019, cada jurisdicción definirá la tarifa eléctrica diferencial en función de las condiciones socioeconómicas de los usuarios residenciales”. Esa mecánica de Cambiemos, responsabilizar a las administraciones provinciales por subsidios y programas que habían sido de la órbita nacional, es un modus operandi constante, también lo ha hecho con los Centros de Actividades Juveniles (CAJ) y con el Incentivo Docente, por ejemplo.

Ante esa delegación forzada de los subsidios a los usuarios finales de la energía eléctrica, el Ente Regulador de los Servicios Públicos de Salta advirtió ayer que “aquellos usuarios carentes de recursos pueden acercarse al Ente a los fines de postularse al subsidio provincial”. Entonces, se absorberán parte de los marginados por la decisión de la Casa Rosada, pero no está garantizado que todos los que hasta ahora eran beneficiarios continúen en esa condición.

Por otro lado, en cuanto a los aumentos en el servicio que también quedarán bajo órbita provincial, desde el organismo que encabeza Jorge Figueroa Garzón anticiparon que las subas de luz y agua para este año responderán al comportamiento de la inflación. Cabe mencionar que en otras jurisdicción, como se ha dicho de CABA -donde se calcula que la luz subirá 55%-, las subas irán más allá de la vara inflacionaria porque todavía se encontraban sujetas a mayor volumen de subsidios nacionales.