21 Agosto 2019

Una elección a gobernador que se partirá en tercios

Habrá ocho fórmulas, pero son tres espacios los que aglutinarán la mayor cantidad de votos. Sobre esos tres, el único que se someterá a una interna es el Frente de Todos, donde competirán Leavy con Isa. 

El sábado por la noche la Justicia Electoral de Salta tuvo la movilidad de un hormiguero después de que un anti-hormigas pateara el montículo. Apoderados, posibles candidatos, armadores y dirigentes de toda índole iban y venían con un cierre de listas que dejará tela para cortar por varias semanas, no sólo por el análisis de los nombres y acuerdos en sí, sino también por la cantidad de listas que proliferaron.

Debido a eso, para comenzar el insondable trabajo de recopilación de candidaturas, habrá que ir por orden creciente, de menor a mayor en términos de cantidades, pero de mayor a menor en términos de jerarquía. En otras palabras, comenzaremos con el repaso de las fórmulas que disputarán la gobernación que dejará huérfana Juan Manuel Urtubey a partir del 10 de diciembre.

En ese sentido, en un primer orden hay que mencionar a las tres fórmulas que aventajan en caudal de votos al resto de las ocho que competirán en las PASO provinciales del próximo 6 de octubre. Digamos, entonces, que se confirmó que Sergio Leavy estará acompañado de Emiliano Estrada, actual ministro de Economía de Urtubey y primo del exjefe de Gabinete, Fernando Yarade.

El experto en economía, según han dicho últimamente sus defensores, es un progresista que, con mucho disimulo, evitó cualquier atisbo de igualdad, inclusión o cualquier término que haya identificado en años recientes a las tendencias más de izquierda dentro del peronismo. Sin embargo, sus defensores recalan en que ha sido cercano a Axel Kicillof, como si eso bastara para considerarlo el próximo gran estadista de la provincia.

Gustavo Sáenz, por su parte, optó por una estrategia parecida a la de su aliado por varios años, Mauricio Macri, quien decidió incorporar una pata peronista en su fórmula presidencial para persuadir a cierta parte del electorado afín a esa tendencia histórica, aunque contrario al progresismo-populista que representaron los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

El elegido fue Antonio "Gringo" Marocco, periodista y viejo militante y armador del peronismo salteño, quien hasta el momento siempre había estado identificado con las tendencias más progresistas de la doctrina del General Perón. Marocco es director de este medio y en la elección nacional estuvo trabajando para Fernández-Fernández, aunque no es ninguna novedad que ya conocía y había trabajado con Sáenz en el Concejo Deliberante salteño, hace varios años.

Por su parte, Alfredo Olmedo, quien menos certezas había deslizado hasta el sábado, finalmente confirmó que su compañero de fórmula será el diputado nacional por la Unión Cívica Radical, Miguel Nanni, quien además está buscando renovar su banca en la elección nacional.

El cafayateño trae estructura territorial y un partido centenario, aunque no aporta aquello que se anticipaba que buscaría el sojero: una persona que sume votos en la capital, donde necesita contrarrestar la fuerza del duo Sáenz-Marocco. Esa responsabilidad, finalmente, quedará en manos de Andrés Suriani, quien será el único candidato a intendente de la capital por este espacio.

Leavy se someterá a una interna con Miguel Ángel Isa, el vicegobernador de Urtubey, quien irá acompañado por Lucía Doljanin, quien prácticamente no aporta volumen electoral, conforme a su frustrado intento de ser concejal en 2017, cuando quedó incluso por debajo de Cristina Foffani del Partido Obrero. La izquierda, junstamente, tendrá una interna entre tres fórmulas, lo cual desnuda la inmensidad de la crisis por la que atraviesa.