02 Diciembre 2019

Cristina Kirchner: “Se trata de perseguir a dirigentes políticos”

La vicepresidente electa se presentó en Comodoro Py para responder por presuntas irregularidades en la concesión de la obra pública en Santa Cruz. Expuso durante más de tres horas.

La vicepresidente electa Cristina Kirchner se presentó este lunes en Comodoro Py para responder por supuestas irregularidades en la concesión de obra pública en Santa Cruz.

La ex mandataria arribó a los tribunales de Retiro a las 9:35 y con fuertes críticas a los jueces del tribunal expuso durante más de tres horas.

“Si alguien tenía la duda de la existencia del Lawfare, o no sabía de qué se trataba, la lectura que acaba de hacer el señor presidente de este tribunal donde se nos deniega transmitir en vivo y en directo esta audiencia, esto es una clase práctica del lawfare en la Argentina llevado a cabo por este Tribunal“, y agregó: “Se trata de perseguir a dirigentes políticos”.

Además, aseguró que “se publicitan cosas que no ocurrieron para conformar una opinión pública para que los jueces no tengan más que condenar”. “No soy abogada penal, pero nunca en mi vida escuché un guión en lugar de una acusación fiscal”, apuntó.

“Desde las denuncias de diputados y dirigentes opositores, pasando por la filtración anticipada de las resoluciones de Julián Ercolini -el juez mutante de instrucción- hasta la lectura en vivo y en directo del escrito del fiscal, plagado de descalificaciones impropias para esta clase de presentaciones, autorizada por el TOF 2”, enumeró.

La semana pasada, la futura vicepresidente pidió a la Justicia, a través de su abogado Carlos Beraldi, la transmisión en vivo de su indagatoria.

Sin embargo, la solicitud fue rechazada por el TOF 2 en un fallo dividido. Los jueces Jorge Gorini y Andrés Basso se opusieron a la posibilidad de transmitir la declaración como había solicitado la expresidenta al recordar que al inicio del proceso se fijaron las etapas que serían transmitidas y en esa lista no estaban las indagatorias de los acusados.

En tanto, Rodrigo Giménez Uriburu consideró que debía hacerse lugar al reclamo de la vicepresidenta electa debido a la “gran trascendencia” del debate. Su postura quedó en minoría.

La expresidenta está acusada de ser la presunta jefa de una asociación ilícita que direccionó la obra pública a manos del empresario Lázaro Báez. En el juicio se investigan irregularidades en 52 obras públicas en Santa Cruz.