22 Mayo 2020

Argentina entrará hoy en un “default blando” y ampliará el plazo para negociar con los bonistas

La Casa Rosada prorroga diez días su oferta de reestructuración y los mercados lo interpretan como un “default técnico”.

Argentina entrará hoy en un "default blando" y ampliará el plazo para negociar con los bonistas La Casa Rosada prorroga diez días su oferta de reestructuración y los mercados lo interpretan como un “default técnico”. El Gobierno no pagará hoy el vencimiento de la deuda de USD 503 millones, por lo que caerá en default. No obstante, seguirá negocinando durante 10 días con los bonistas, con la intención de corregir la oferta original y así llegar a un acuerdo. Ayer, el Gobierno hizo oficial, a través de un comunicado, la prórroga hasta el 2 de junio de la negociación con los bonistas para reestructurar el pago del capital e intereses de la deuda de 65.000 millones de dólares. De hecho, el impago sucedió hace un mes, cuando el 22 de abril, el país incumplió el pago de intereses de ciertos bonos. A partir de allí, tuvo un "período de gracia" de 30 días, que caduca este viernes. Los mismos bonistas y abogados creen que no habrá demandas de juicios en los próximos días por el default de hoy. El Gobierno interpreta que si "hay voluntad de negociación", el default será de menor impacto. Los títulos que están en incumplimiento son AA21, AA26 y AA46. El gobierno de Mauricio Macri los emitió en abril de 2016 para pagarle a los holdouts que no habían entrado a los canjes de 2005 y 2010. Los acreedores tenían un aval de la justicia estadounidense -la jurisdicción de la deuda externa argentina- para cobrar. Ahora, a través del comunicado, desde Economía aseguran que el Gobierno “continúa recibiendo opiniones y sugerencias de inversores acerca de diferentes caminos para mejorar el valor de recupero”. “La República se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores, preservando al mismo tiempo sus objetivos de sostenibilidad de la deuda”, indicó. Al respecto, expresó que “Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, aliviando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina devenidas de la actual carga de deuda, permitiendo reencauzar la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo”. “La Argentina y sus asesores pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa”, aseguró. El comunicado tiene como objetivo prolongar de manera formal las negociaciones con los bonistas, pero también diferenciar este default de otros a los que ha caído el país. Al respecto, el presidente Alberto Fernández destacó en su viaje por Santiago del Estero: “Leo en los diarios que corremos el peligro de caer en default mañana y yo me preguntó por qué mienten así. Si estamos en default desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en default, solo que no lo escriben, solo que lo ocultan”.Argentina entrará hoy en un "default blando" y ampliará el plazo para negociar con los bonistas La Casa Rosada prorroga diez días su oferta de reestructuración y los mercados lo interpretan como un “default técnico”. El Gobierno no pagará hoy el vencimiento de la deuda de USD 503 millones, por lo que caerá en default. No obstante, seguirá negocinando durante 10 días con los bonistas, con la intención de corregir la oferta original y así llegar a un acuerdo. Ayer, el Gobierno hizo oficial, a través de un comunicado, la prórroga hasta el 2 de junio de la negociación con los bonistas para reestructurar el pago del capital e intereses de la deuda de 65.000 millones de dólares. De hecho, el impago sucedió hace un mes, cuando el 22 de abril, el país incumplió el pago de intereses de ciertos bonos. A partir de allí, tuvo un "período de gracia" de 30 días, que caduca este viernes. Los mismos bonistas y abogados creen que no habrá demandas de juicios en los próximos días por el default de hoy. El Gobierno interpreta que si "hay voluntad de negociación", el default será de menor impacto. Los títulos que están en incumplimiento son AA21, AA26 y AA46. El gobierno de Mauricio Macri los emitió en abril de 2016 para pagarle a los holdouts que no habían entrado a los canjes de 2005 y 2010. Los acreedores tenían un aval de la justicia estadounidense -la jurisdicción de la deuda externa argentina- para cobrar. Ahora, a través del comunicado, desde Economía aseguran que el Gobierno “continúa recibiendo opiniones y sugerencias de inversores acerca de diferentes caminos para mejorar el valor de recupero”. “La República se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores, preservando al mismo tiempo sus objetivos de sostenibilidad de la deuda”, indicó. Al respecto, expresó que “Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, aliviando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina devenidas de la actual carga de deuda, permitiendo reencauzar la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo”. “La Argentina y sus asesores pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa”, aseguró. El comunicado tiene como objetivo prolongar de manera formal las negociaciones con los bonistas, pero también diferenciar este default de otros a los que ha caído el país. Al respecto, el presidente Alberto Fernández destacó en su viaje por Santiago del Estero: “Leo en los diarios que corremos el peligro de caer en default mañana y yo me preguntó por qué mienten así. Si estamos en default desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en default, solo que no lo escriben, solo que lo ocultan”.

El Gobierno no pagará hoy el vencimiento de la deuda de USD 503 millones, por lo que caerá en default. No obstante, seguirá negociando durante 10 días con los bonistas, con la intención de corregir la oferta original y así llegar a un acuerdo.

Ayer, el Gobierno hizo oficial, a través de un comunicado, la prórroga hasta el 2 de junio de la negociación con los bonistas para reestructurar el pago del capital e intereses de la deuda de USD 65.000 millones.

De hecho, el impago sucedió hace un mes, cuando el 22 de abril, el país incumplió el pago de intereses de ciertos bonos. A partir de allí, tuvo un “período de gracia” de 30 días, que caduca este viernes.

Los mismos bonistas y abogados creen que no habrá demandas de juicios en los próximos días por el default de hoy.

El Gobierno interpreta que si “hay voluntad de negociación”, el default será de menor impacto. Los títulos que están en incumplimiento son AA21, AA26 y AA46. El gobierno de Mauricio Macri los emitió en abril de 2016 para pagarle a los holdouts que no habían entrado a los canjes de 2005 y 2010. Los acreedores tenían un aval de la justicia estadounidense -la jurisdicción de la deuda externa argentina- para cobrar.

Ahora, a través del comunicado, desde Economía aseguran que el Gobierno “continúa recibiendo opiniones y sugerencias de inversores acerca de diferentes caminos para mejorar el valor de recupero”.

“La República se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores, preservando al mismo tiempo sus objetivos de sostenibilidad de la deuda”, indicó.

Al respecto, expresó que “Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, aliviando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina devenidas de la actual carga de deuda, permitiendo reencauzar la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo”.

“La Argentina y sus asesores pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa”, aseguró.

El comunicado tiene como objetivo prolongar de manera formal las negociaciones con los bonistas, pero también diferenciar este default de otros a los que ha caído el país.

Al respecto, el presidente Alberto Fernández destacó en su viaje por Santiago del Estero: “Leo en los diarios que corremos el peligro de caer en default mañana y yo me preguntó por qué mienten así. Si estamos en default desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en default, solo que no lo escriben, solo que lo ocultan”.