Julio Bárbaro

Julio Bárbaro

Por Julio Bárbaro
El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones, dice el conocido refrán, y la sentencia parece hoy más vigente que nunca. El fracaso del Gobierno irrita en exceso a sus seguidores, quienes van a terminar travestidos en camporistas.

Por Julio Bárbaro
Está claro que Nicolás Maduro es indefendible, un verdadero personaje menor, con expresiones y actitudes indignas de un presidente democrático. Pero pareciera que algunos gobernantes, como Mauricio Macri, intentan convertirse en abanderados de la democracia sin asumir su responsabilidad en la desastrosa administración del Estado, en esa realidad donde la pobreza, el endeudamiento y la inflación conviven incrementando sus heridas.

Por Julio Bárbaro
El egoísmo es el triunfador del presente, la expansión de la pobreza es su consecuencia. La suma de las codicias empresarias no mejora una sociedad, por el contrario, como ahora, la termina empeorando sin piedad. Y esa codicia puede manifestarse en cualquiera de los envoltorios supuestamente ideológicos vigentes.

Por Julio Bárbaro
Cosas de la historia, el sindicalismo en nuestra sociedad termina siendo un elemento importante de integración social en una coyuntura donde el Estado ha sido usurpado por grupos privados y la industria disuelta al servicio vil de los importadores. Quedan el agro y el sindicalismo como espacios de identidad cultural imposibles de ser vendidos al mejor postor.

Por Julio Bárbaro
Somos muchos los que intentamos salir de este fracaso bifronte. Cristina sigue siendo el principal sostén de Macri. Un pasado que asusta, una Venezuela como el espejo en el que casi nadie se quiere mirar. Pero también una actualidad marcada por un ajuste que lastima y una ausencia de esperanza que apabulla.

12 Enero 2019 | Julio Bárbaro

Modas

Por Julio Bárbaro
En los setenta ser marxista y cultor de la violencia era motivo de orgullo y sentimiento de superioridad. Las veces que me aguanté la acusación de debilidad o directamente miedo solo por no adherir a la guerrilla en cualquiera de sus versiones. Pasar a la clandestinidad se vivía como una forma de ingresar a la historia, a la grande y trascendente.

Por Julio Bárbaro
Ahora algunos se enojan, ya que nos imaginaban oficialistas, como si uno pudiera aplaudir cuando ni siquiera hay logros que lo justifiquen. Nos obligan a un debate absurdo: quién es peor, si los que se fueron o los que soportamos. No es fácil competir con los desaciertos y mucho menos entre dos gobiernos que los generan en abundancia.

Por Julio Bárbaro
Tenemos una dirigencia mayoritariamente obediente al poder de turno que transita la obsecuencia al fracaso y la corrupción con limitados cuestionamientos. Enorme burocracia con escasez de políticos. Los mismos partidos fueron desarticulados y el virus del feudalismo conduce sus rumbos.

Por Julio Bárbaro
Una clase dirigente es aquella que prioriza lo colectivo por sobre lo individual. Luego están el talento y las posibilidades que le ofrezca la coyuntura. Como todas las artes, la política puede dar grandes conductores o tan solo transitar la mediocridad, como en nuestro patético presente.

Por Julio Bárbaro
Fue con Juan Domingo Perón, con las dictaduras, con Arturo Illia y con Arturo Frondizi. Perón gobernó 10 años, fue proscrito durante 18, volvió a ser electo, la vida le dio dos años más y la pobreza era menor al 5%, la deuda oscilaba en los seis mil millones.

Por Julio Bárbaro
Anfitriones de la dirigencia exitosa de un mundo productivo y competitivo, pudimos ser testigos presenciales de la defensa que cada quien hacía de sus producciones y sus mercados. Los grandes países enfrentados en defensa de sus pueblos, todos refiriéndose al mito de la libertad de mercado, todos tratando de imponer la realidad de la protección a ultranza de sus propios intereses.

Por Julio Bárbaro
El partido, el deporte y de nuevo la vergüenza de no ser. La agresión de la dirigencia irresponsable derrama enfrentamiento en el seno de la sociedad. Ya ni siquiera conviven las hinchadas, ya ni la soledad permite la paz. Debatimos sobre si es incapacidad o perversión en la seguridad y en la economía, llegaron por el fútbol y las empresas, son limitados aun en lo que más recorrido tienen.

Por Julio Bárbaro
El Gobierno, el Estado, no defiende los bienes colectivos sino que se asocia a los supuestos inversores que no aportan nada, tan solo voluntad de saquear nuestras riquezas.

Por Julio Bárbaro
Primero enfrentamos la opción de Isabel como vicepresidenta. El General estaba grande y la guerrilla, su juventud dorada, lo había dejado solo, abandonando los cargos en su absurda decisión de continuar con la violencia. Elegimos la fórmula en el Teatro Cervantes, pocos nos opusimos a Isabel. Cuando se lo comunicaron a Perón, se agarró la cabeza y dijo: “Al nepotismo se lo combate hasta en el África”, aún quedan testigos vivos de ese hecho.

Por Julio Bárbaro
Fui a Tucumán sabiendo que era importante buscar una salida para la crisis del partido. Sabiendo también que coincidía con algunos pero no con todos, que en alguna medida, según mi mirada, superar al kirchnerismo de los Alperovich era un paso importante para intentar otro camino. Y el interior mantiene una lealtad política distinta a la Capital, y también al conurbano.

Por Julio Bárbaro
El cristinismo niega la corrupción evidente que muestran los famosos cuadernos con la misma pasión que Macri su fracaso. Votamos a Macri para salir de Cristina, y ahora es tan malo el gobierno que hay peligro de un ataque de nostalgia. La condena al pasado intenta suplantar la miseria y los errores del presente.