11 Febrero 2019

Etchebest: Todo lo que está en la denuncia al fiscal federal Carlos Stornelli es exacto

En diálogo con Página/12, el empresario agropecuario revela cómo fue la trama en la que el abogado Marcelo D’Alessio lo amenaza y le exige medio millón de dólares para el fiscal federal Carlos Stornelli, que investiga la causa de las fotocopias de los cuadernos.

“En un comienzo pensé que (Marcelo) D’Alessio actuaba por su cuenta, pero después me convencí de que hablaba en nombre del fiscal (Carlos) Stornelli”, le dice a PáginaI12 el empresario agropecuario Pedro Etchebest, el hombre que denunció una extorsión y pedido de coima para quedar a salvo en la causa de (las fotocopias) los cuadernos, de la que se considera totalmente ajeno. En esta entrevista cuenta cómo fue abordado por el abogado que se dice agente de la DEA y se jacta de colaborar con Stornelli. “Me fue coaccionando y metiendo miedo”, relata Etchebest. “Podrán decir que es una operación o lo que quieran, pero todo lo que volqué en la denuncia es fehaciente y exacto”, alude a las grabaciones, capturas de pantalla, mensajes, fotos y filmaciones que tomó él mismo, incluso cuando estuvo en Pinamar, por un encuentro gestionado por D’Alessio donde tomó imágenes de él y el fiscal. “Si a mí o a mi familia nos pasa algo, los responsables van a ser ellos”, enfatiza, ya lejos de la Ciudad de Buenos Aires, en busca de resguardo.

 

–D’Alessio dijo públicamente, en algunas entrevistas, que fue usted quién lo contactó a él.

–No es así, él me mandó un mensaje el 28 de diciembre a las 14 horas. Hacía más de dos años que no lo veía ni  tenía contacto con él. Yo me estaba preparando para viajar a ver a mis nietos. Me manda un mensaje que dice algo así como “Buen año Pedro, Dios te ha puesto en mi camino estoy en el lugar indicado”, ese era el concepto. Todo esto está en los whatsapp que entregué a la justicia. A partir de ahí empieza el calvario, cuando me dice “tema Campillo” (por Juan Manuel Campillo, ex funcionario de la Oficina Nacional de Control Agropecuario, que se convirtió en arrepentido en causa de los cuadernos). Le pregunto si lo puedo llamar para entender de qué se trataba. Entonces me empieza a decir que Campillo me había involucrado en su declaración, porque quería salir de la cárcel. Que había dicho que yo trabajaba con él, y que era el cajero. Esa primera conversación no la grabé porque no tenía ni idea de qué se trataba.

 

–¿Pero usted conocía a Campillo?

–Lo conozco desde fines de 2016, antes de eso no lo había visto ni una vez. D’Alessio me estaba hablando de 2011. Decía que me involucraba a mí. ‘Yo te voy a sacar de ese expediente’, cosas así me decía. Me quería hacer creer que me estaba ayudando. Le dije que estaba sorprendido, sobre todo porque no tengo nada que ver con esa causa. Y me dice que no es una cuestión de ser responsable o no, sino que el hombre tenía que salir de la cárcel y a alguien tenía que acusar. Insisto en que es una farsa, una mentira. Me dice que, bueno, que es así, la prueba diabólica o algo por el estilo. Esa fue la primera conversación. Ese día me contacté con mi abogado y le comenté la situación. Le muestro la foto de D’Alessio y me dice que es un extorsionador serial, que no le de bolilla pero que grabe todo lo que hablábamos. Me dijo que esa iba ser mi salvación.

 

–¿Y cómo es que usted tenía tanta confianza con D’Alessio, de dónde venía la relación?

–Lo conocí en 2013. Tomé un café con él por un amigo, cuando estaba en Enarsa. En 2014 cuando justo alquiló una oficina debajo de donde yo alquilaba la mía, en Alicia Moreau de justo 1150. El estaba en el segundo piso, yo en el cuarto. Me vuelvo a encontrar ahí con él, como vecinos. Nos empezamos a ver más. Cada tanto subía. Yo no sabía mucho de él ni de sus vínculos. Sí lo había visto en televisión, donde hablaba con grandilocuencia. Me llamaba la atención porque no me había dicho que sabía de seguridad y drogas. Lo tenía como un abogado común.

 

–¿En algún momento usted supuso que podían vincularlo con “los cuadernos”?

–Jamás, yo qué tengo que ver. Tengo un campo chico donde se producen frutas, frutas orgánicas en Sierra de los Padres.

 

–¿Y qué pasó después del primer llamado el 28 de diciembre?

–Desde entonces se comunicaba todos los días. Yo le contesto. Son muchos diálogos.  Hasta el día 7 de enero, que viene Buenos aires. En toda esa conversación que teníamos había me fue coaccionado de manera sutil. Me fue metiendo miedo. A mí y a mi familia. Me decía: ‘Yo te voy a salvar, pero no te olvides de que esta persona te puede hacer mucho daño. Y te va a hacer responsable de algo que no hiciste’. Porque así opera, me insistía. ‘Yo te puedo cambiar por otra persona que este hombre tiene que entregar’, decía.

 

–¿Precisó cómo era la relación con Stornelli?

–Me decía que trabajaba con él, que el fiscal era su jefe. Tal es así que me mandaba las capturas de pantalla de lo que dialogaban. Pero lo que me quitó el sueño fue el día que me mandó una captura en la que él decía: “de este sujeto Pedro, yo me ocupo”. Que estaba bajo control de él. Hasta ese momento, para mí era todo una farsa. Que no debía ser verdad, que me querían sacar dinero. En un comienzo pensé que D’Alessio actuaba por su cuenta, pero después me convencí de que hablaba en nombre del fiscal Stornelli.

 

–¿Qué lo convenció, además de aquel mensaje?

–Quizá el viaje a Pinamar y algunos detalles que no puedo decir porque la causa está bajo secreto de sumario. Cuando me dice ‘vení conmigo que vamos a ir a ver a este hombre’ yo no le creía. Me dijo que me pagaba un remís hasta su casa, en el barrio Saint Thomas creo que es. De ahí partimos y tuvimos una conversación extensa durante todo el viaje. Para convencerme me había mandado la declaración de Campillo. Me dijo que íbamos a tener una reunión con él (Stornelli) y que iba poder certificar que lo que me decía era cierto.

 

–¿En qué consistió ese encuentro en Pinamar?

–Tampoco lo puedo detallar, pero declaré con lujo de detalles. Todo lo que dije fue real. Recurrí a la justicia porque es el último medio para que me sienta amparado. Es la primera vez que vivo una situación así. Si a mí o a mi familia nos pasa algo, los responsables son ellos. En este momento estoy viviendo una situación físicamente endeble, el estrés que estoy viviendo es por todo esto. Hace un tiempo tuve un ACV. No busqué yo esta situación. Y no tengo ninguna intención política. Con nadie. Ni económica ni de fama ni de nada. Soy un hombre de perfil bajo, soy una persona tranquila, con familia y los quiero proteger.

 

–Stornelli dijo que es una operación en su contra. Algunos medios dieron crédito...

–Podrán decir que es una operación o lo que quieran, pero todo lo que volqué en la denuncia es fehaciente y exacto. La verdad es indubitable. Pueden tratar de tergiversarla. Que digan lo que digan. No voy a hacer nada que esté fuera de la ley. No tengo intención personal de perjudicar a nadie pero yo estoy acorralado y por eso denuncié. Confío en Dios sobre todas las cosas, y en la justicia. Es cierto que uno lee algunos medios y tiene una gran desazón. Todo lo que he dicho es la verdad y nada más que la verdad. Y seguramente hay mucha más gente que está siendo extorsionada. Sé que es difícil, pero deberían denunciar. Esto a mí me produce un daño económico, psicológico y físico, pero esta gente tiene que terminar con estas cosas. No puede quedar así.