15 Mayo 2019

SAETA detectó una estafa con tarjetas estudiantiles por más de tres millones de pesos

La irregularidad fue denunciada ante la Fiscalía Penal N°5 e informada a los Centros de Atención al Usuario de SAETA, lo que permitió detectar nuevos casos con idéntica documentación.

Autoridades de SAETA presentaron este viernes una denuncia penal ante la Fiscalía Penal N°5, en razón de haberse detectado la presentación de documentación apócrifa al momento de gestionarse tarjetas estudiantiles para el servicio de transporte público de pasajeros.

La denuncia fue formulada por el gerente Técnico de SAETA, José Sajia, junto al jefe de Centros de Atención al Usuario, Ricardo Joaquín Dorado y la gerente legal de SAETA, María Silvina González.

Al respecto, el gerente general de SAETA, Claudio Juri explicó que “se detectaron certificados ilegales de alumno regular emitidos a nombre de un Instituto terciario, bajo firma y sello de un docente jubilado, quien también habría sido damnificado por esta maniobra”.

“Nosotros detectamos unas 1400 tarjetas entregadas este año, que coincidían en esta metodología por lo que las dimos de baja inmediatamente” señaló Juri quien también destacó que el valor de la estafa detectada equivale a lo que hoy significaría habilitar tres nuevas líneas de colectivos, que son líneas importantes dentro de las necesidades que tiene la gente. “Estimamos que la estafa ascendería a los tres millones de pesos por mes”, dijo.

El titular de SAETA recalcó que aquí no sólo cometió delito aquel que entregaba estos certificados sino también el que lo usa sabiendo que no corresponde.  Explicó que “algunas de estas personas nos dieron el nombre e incluso la foto de la persona que supuestamente vende los certificados a un valor de entre 300 y 600 pesos".

La confirmación de esta maniobra fue puesta en conocimiento a todos los Centros de Usuarios de SAETA, medida que además permitió detectar nuevas gestiones de este beneficio con idéntica documentación apócrifa. Ante este marco Juri dispuso que se realice una auditoría a fin de detectar casos similares a fin de ser corroborados y sumados a la denuncia realizada ante la Fiscalía.

Cabe destacar que para la entrega del pase libre con el que cuentan las tarjetas estudiantiles, SAETA cuenta con los padrones con la nómina de alumnos regulares que presenta cada institución al Ministerio de Educación, documentación con la que controla la titularidad de este beneficio. A partir de esta comprobación SAETA determinó que sólo entregará tarjetas con este beneficio a estudiantes que se encuentren debidamente incorporados en ese padrón.

La maniobra

La maniobra fue detectada el jueves último cuando una estudiante, aparentemente alumna del Instituto Superior del Profesorado de Salta N°6005 se presentó SAETA con la intención de gestionar la tarjeta estudiantil con el pase gratuito para lo que debía presentar una fotocopia de su DNI y el certificado de alumno regular. En el Centro de Atención al Usuario de SAETA, la menor fue atendida por Dorado, que al momento de corroborar sus datos con el padrón de estudiantes del Instituto no halló su nombre en la lista. Ante la posibilidad de que solo se tratase de un error de omisión, Dorado entregó la tarjeta a la joven advirtiendo que se procedería a contactar a la Dirección del establecimiento y en caso de surgir alguna irregularidad se daría de baja el beneficio.

Ante esta irregularidad Dorado se reunió con la directora del Instituto señalando esta falta en la nómina de alumnos y poniendo en conocimiento el certificado presentado por la joven, el que inmediatamente fue señalado como una certificación no original de la institución.

Junto a la directora se analizó el certificado, destacándose además que dicha constancia no coincide con las confeccionadas para alumnos ingresantes y que cuenta con firma y sello de un profesor, quien renunció a su cargo el 13 de febrero de 2017.

El departamento de Control de SAETA trabaja actualmente en la verificación de la documentación presentada por alumnos de esta institución y otras de la ciudad, a fin de determinar nuevos casos que atenten contra el servicio.