09 Septiembre 2019

Nenas pariendo nenes

Desde hace varios años, el embarazo adolescente ha sido una problemática difícil de calmar en Salta. Se han implementado estrategias para disminuir las tasas de maternidad a temprana edad  las cuales dieron resultados a largo plazo. Hoy en día nuestra provincia logro disminuir este número y se plantó en el 17.85 por ciento de los nacidos vivos, pero continúa estando por encima de la media nacional marcado en 16.5 porcentual.

 

 

 

Por: Marcelo S. Chocobar

 

Desde hace varios años, el embarazo adolescente ha sido una problemática difícil de calmar en Salta. Se han implementado estrategias para disminuir las tasas de maternidad a temprana edad  las cuales dieron resultados a largo plazo. Hoy en día nuestra provincia logro disminuir este número y se plantó en el 17.85 por ciento de los nacidos vivos, pero continúa estando por encima de la media nacional marcado en 16.5 porcentual. Para los ginecólogos especialista esta  problemática se bifurcó  generando nuevos desafíos. El VIH, la sífilis, la gonorrea y la hepatitis B son las enfermedades trasmisoras que se triplicaron entre los adolescentes en este último tiempo.

 

En el país, 91.600 adolescentes y 2.500 niñas menores de 15 años, tienen un hijo o hija cada año, lo cual representa el 13, 4 % de los nacimientos anuales. En los últimos 5 años este porcentaje se mantuvo estable alrededor del 15%.

7 de cada 10 embarazos en adolescentes de entre 15 y 19 años no son intencionales. Asimismo, y con los datos aportados por el Ministerios de Salud y Desarrollo Social, 8 de cada 10 embarazos de niñas menores de 15 años no son intencionales y la mayoría es consecuencia de situaciones de abuso sexual y violación.

Además, 6 de cada 10 chicas que quedaron embarazadas abandonan la escuela y solo un menor porcentaje vuelve a la escuela un año después.

Cabe resaltar que estas cifras fueron expuestas en el año 2015 a nivel nacional tras un relevamiento de los embarazos adolescentes.

 

Con esta  información alarmante, y sabiendo que Argentina quedó posicionada como la peor en la región y en “código rojo” el Estado intentó  trabajar desde la prevención y los sigue haciendo. Una de ella es la Educación Sexual Integral (ESI), sancionada en 2006 pero todavía rodeada de polémicas para su cumplimentación, para el año 2015 se creó el plan ENIA el cual plantea el problema del embarazo no intencional adolescente, porque considera que afecta principalmente a “la salud, el bienestar y las oportunidades de trabajo, estudio y desarrollo personal, como así también profundiza las desigualdades de género”.

Salta ingresó al plan (ENIA)  tras formar parte de un total de 12 provincias que estaban remarcadas y subrayadas como “Situación Crítica”. Así, provincias del NOA, NEA y PBA empezaron a trabajar en políticas de prevención.

La tocoginecóloga y ginecóloga especialista en embarazo infanto-juvenil, María de los Ángeles González, quien pertenece al servicio de obstetricia del Hospital Materno Infantil (HMI) y además se desempeña en la labor del comité de adolescencia habló con Diario Punto Uno sobre el tema que aqueja a esta franja etaria.

Para la Organización Mundial de la Salud la adolescencia es el periodo que trascurre entre los 10 y los 19 años y en nuestro país el 16.5 % de esa población corresponde a la adolescencia.

“A los ginecólogos en particular hay dos temas que nos preocupan en la adolescencia. La primera es el embarazo y la segunda son las enfermedades de trasmisión sexual, esta última está en un notable aumento” mencionó la especialista en referencia a los menores de 19 años.  Además arrojó los datos sobre la mesa en cuanto a la posición que tiene la provincia “Tenemos un promedio nacional de un 15% de nacidos vivos que son hijos de madres adolescentes, eso quiere decir 1 de cada 6 de nacidos vivos y de esos paciente recién nacido tiene un papá adolescente. En nuestro hospital (HMI) manejamos cifras siempre por encima de la media nacional. El año pasado hemos tenido alrededor de un 18 %  de niños nacidos. Este número va en descenso  porque hemos tenido cifras en años anteriores que han superado el 20 al 25 % y esa baja tiene que ver con las políticas de salud que se han implementado”.

La especialista resaltó que los trabajos de prevención son de larga data “desde el año 2003 que tenemos la ley de Salud Sexual y Reproductiva que es a nivel nacional y que la  provincia se adhirió y tiene por objetivo principal disminuir la mortalidad materna e infantil y también disminuir los embarazos en la adolescencia. Esto para nosotros es muy importante porque la gran mayoría son embarazos no planificados o no intencionales”. Al momento de referirse sobre las causas de la problemática las calificó como múltiples “nosotros creemos que las causas tiene que ver con la educación que va desde el principio de la vida y hasta ahora; y además con las políticas de salud propuestas. Por eso desde la aparición de la Ley ha ido mejorando esas cifras.

Prevención y fertilidad

Los equipos de salud de la provincia tienen por objetivo generar espacios amigables para que puedan asistir los adolescentes. En el HMI se han creado consejería en salud sexual y reproductivas exclusivas para adolescentes; también hay consultorios de infanto-juvenil en donde se pueden acercar a plantear cualquier duda y consultorios de pediatría para estos. En la consejería también se pueden hacer los controles prenatales en donde la embarazada que concurre hacer su control  también va a recibir información sobre salud sexual y reproductiva.

Está comprobado estadísticamente que la mitad de estas jovencitas se va a volver a embarazar en los siguientes o próximos dos años.

“Nosotros también tenemos cursos para la preparación del  parto, la paciente que está internada también recibe un método antes de irse de alta. Todos los métodos son gratuitos para nuestros pacientes y sobre todo las adolescentes. Tenemos todos los métodos que provee el Estado con pastillas anticonceptivas, inyecciones e implantes subdérmicos, dispositivos intrauterino, todos esos métodos están al alcance de los pacientes. Con esto queremos evitar otro embarazo y la trasmisión sexual” mitigó González.

En este grupo etario; en donde la fertilidad es más alta que después de los 20 años y el riesgo de embarazo es mucho mayor lo que se recomienda siempre es que esa paciente use un doble método; es decir por un lado el preservativo, único método que previene las enfermedades infecciosas por trasmisión sexual.  El otro;  se elige en  conjunto con la paciente; por lo general las pacientes prefieren los métodos hormonales porque tiene otras ventajas como regularizar el ciclo, viene menos cantidad, son menos días, sin dolor, sin molestias, por lo general tienden a elegir los métodos hormonales. “Nosotros dividimos a la adolescencia en dos grandes grupos. Primero una adolescencia temprana y la otra tardía. Por suerte la gran mayoría de los embarazos están a partir de los 15 años. Si bien tenemos un grupo de embarazadas menores de 15 la gran mayoría está en el grupo atareo mayor” mencionó la especialista.

 

Consultas tardías

 

Muchas veces las consultas de las adolescentes son tardías, no hacen consultas de embarazo pre natales porque al ser embarazos no planificados tratan de ocultarlo en muchos casos. “Siempre un control de embarazo es un punto fundamental y que el inicio del control sea precoz ósea en el primer trimestre del embarazo, que sea completo siempre  y esto despende de la atención interdisciplinaria que sea periódico del control.  Las pacientes adolecentes tienden a ocultar el embarazo en el principio lleva a que no se controlen nunca el embarazo hasta que llegan a parir o que los controles sean tardíos. Eso ya es un problema para nosotros, por eso la importancia de trabajo en equipo con los centros de salud y agentes sanitarios que sepan detectar pacientes de riesgos o que están embarazadas  para que inicien los controles.  Ellas tienen riesgo de tener trabajo de partos prematuros o tener infecciones urinarias a lo largo del embarazo y eso es importe para hacer un tratamiento adecuado”. En cuanto al comportamiento de las paciente al momento de enterarse la doctora mencionó “La mayoría de los casos no son planificados y por lo general el comportamiento al enterarse es sorpresivos, no solo de ella sino del grupo familiar, lo cual por suerte muchas son acompañadas por la familia, no siempre están en pareja” mencionó González y agregó “A nosotros nos interesa que ese embarazo trascurra lo mejor posible y que al final del embarazo tengamos un recién nacido sano y una mamá sana y trabajamos de manera interdisciplinaria para eso; no solo el obstetra es quien atiende a la paciente sino que trabajamos con nutrición, odontología, psicología, asistente social todo lo que necesite esa paciente para ir sacando las dudad y no siempre tiene que ver con la parte médica.  Lo que más preguntan las pacientes es como está naciendo él bebe, si está sano, si está bien formado que lo vamos confirmando a medida que se realizan los estudios y las ecografías”.

 

Enfermedades de transmisión sexual

 

Para los ginecólogos que están abocados a la prevención y cuidado de los jóvenes frente a un embarazo no solo les preocupa la maternidad temprana; sino algo peor como las enfermedades. Sobre esto; la tocoginecola María de los Ángeles González  fue consulta si existía una sexualidad irresponsables en los jóvenes de Salta: “Sí, eso está reflejado en el aumento de las  enfermedades de transmisión sexual, se han triplicado en este último tiempo todas las enfermedades de trasmisión sexual  y ese aumento está dentro de la población adolecente sobre todo. Después de los 40 a 45 años hay otro pico pero creemos que tiene que ver con las prácticas sexuales inadecuadas, esto de no usar el preservativo o no usar ningún método de protección para evitar el embarazo también. Por eso creemos que desde el equipo de salud no alcanza, si bien el trabajo es bastante arduo y esto ha ido acompañado de otras políticas también y la ley educación sexual  es fundamental en donde vamos a unir esfuerzo y empezamos a educar desde los más chiquitos hasta los más grandes. Estoy concebida que a l  larga vamos a lograr el objetivo”.

En cuanto los controles mencionó “En los adolescentes se está viendo mucha sífilis, gonococia y lamentablemente el VIH también está aumentando. Prácticamente están todas aumentando. Nosotros en el control de salud y en el de embarazo de rutina se pide un grupo de enfermedades que se trasmiten de la mamá al bebe. Entre esas está la sífilis, la hepatitis B y el VIH. El problema que tiene la sífilis por ejemplo es que no deja inmunidad por lo cual el paciente se puede volver a contagiar y nos cuenta que las parejas hagan el tratamiento”.

 

Cambiar el chip de las mentes

 

En pleno siglo XXI no pueden seguir retrasando las mismas problemáticas sociales. Hay que hablar abiertamente del tema no solo con las niñas sino también con los niños desde pequeños, sobre su responsabilidad, el control del cuerpo y sobre todo la importancia de planear una vida no de acuerdo con los estándares y expectativas de la sociedad, sino de acuerdo con la realidad que cada uno quiere vivir y construir. Hasta que no se deje de pensar que -estoy así porque es lo que me tocó- el problema no acabará. Hay que ser conscientes de que los jóvenes entiendan  la complejidad que implica ser madre o padre adolescente en un país donde las desigualdades son latentes. La única opción es educarse, cuidar el cuerpo, la vida y pensar en un mejor futuro.

A lo que la especialista se refirió “todo lo nuevo  que aparece, siempre va a generar alguna controversia, aparte que siempre se ponen puntos de vistas personales, acá todos tendríamos que tener una mirada más amplia y pensar en el bienestar de toda la población. Porque todo este grupo que son bastante más susceptibles a muchas cosas y que el derecho a recibir información ya está por ley. Me parece que tendríamos que abrir un poco más la cabeza, dejar de lado nuestras cuestiones personales ya sean éticas, religiosas y las concepciones que tengamos para dar lugar al bienestar de la población porque tienen derecho a esto. De todas maneras es algo que va a llevar un tiempo, yo creo que hemos avanzado, la ley de educación está desde hace mucho tiempo junto con la ley sexual”.

“El problema es generacional. En mi época era más difícil que los adultos hablen de algunos temas y hoy en día los tiempos van cambiando y hay generaciones totalmente diferentes que tiene acceso al internet que antes nosotros no teníamos si le preguntamos a la mayoría de los adolescentes de donde han recibido información seguramente de los padres y de los equipos vas hacer los menos porque la mayoría la recibe de todas las otras fuentes. Nosotros lo que queremos lograr es que la mayoría de esa información  la reciban del colegio porque es una fuente segura y del equipo  de salud. Pero ahora el adolescente requiere de más y pide más y por ahí el papá  también tiene que abrir un poco más la cabeza y también acercarse a pedir información así también se la pueden brindar ellos”.

 

Abandono escolar

 

Cuando una adolescente menor queda embarazada, su presente y futuro cambian radicalmente. Termina abruptamente su ciclo educativo, enfrenta serios riesgos para su salud y su vida, se alteran sus relaciones sociales, se reducen significativamente sus perspectivas de inserción laboral y generación de ingresos, multiplicándose su vulnerabilidad frente a la pobreza, la exclusión, la violencia y la dependencia. “Este tema tenia indicen muy alto, ahora con estas políticas de poder sensibilizar un poco también a las escuelas se está tratando de que no abandonen y en realidad de lo que se dicen es que el 40 % de esa población va a dejar la escuela, nosotros desde del control prenatal intentamos incentivar a que no se deje la escolaridad y que la continúe, pero ya no nos pasa como lo era antes, en donde el colegio no las querían admitir. Yo creo que en estos tiempos se está trabajando mucho en que la escuela sea amigable con el adolescente que está embarazada y poder incorporarla y completar sus estudios. Por qué después le va a costar mucho más continuarlo”. Remarcó la doctora González.