10 Enero 2020

Ordenan protocolo de intervención ante el aumento de los casos de salmonella

La Municipalidad de Salta creó un Comité de Emergencia en Materia Alimentaria ante la proliferación de los casos de salmonella en el último tiempo, el cual será el encargado de controlar que los salteños tengan un acceso seguro e higiénico a productos alimenticios.

La jefa comunal, Bettina Romero, ordenó que de manera urgente se elabore un protocolo de intervención junto a los profesionales de las universidades.

Romero manifestó: “Creo que la nutrición saludable es un derecho humano. Y ante situaciones de emergencia como la que estamos viviendo, es un deber del estado garantizar un acceso confiable y seguro a los productos alimentarios”.

El Comité, que comenzará a funcionar de manera urgente, está conformado por la Subsecretaría de Salud y Ambiente Humano; la Subsecretaría de Protección Ciudadana; el Programa de Habilitaciones de la ciudad; dos representantes de la UNSA y la Universidad Católica de Salta ,y dependerá de la Coordinación de Planificación y Control.

La jefa comunal celebró que participen los espacios académicos, generadores de conocimiento, en la capacitación de los agentes municipales que serán los encargados de realizar las tareas de control.

“La situación es muy preocupante por lo que responderemos con celeridad y acciones concretas de control sanitario”, indicó la mandataria tras participar de una reunión multidisciplinaria con especialistas, profesionales universitarios y funcionarios del equipo municipal.

 

Salmonelosis

Se trata de una infección causada por bacterias del género salmonella, una de las más frecuentes que ingresan al organismo a través de la ingesta de alimentos contaminados.

La salmonella es una bacteria que suele vivir en los intestinos de los animales y humanos y se liberan a través de las heces. Algunas vías de transmisión pueden ser la carne cruda vacuna y de ave, que pueden contaminarse en el proceso de faenado. También los pescados y mariscos pueden transmitir la bacteria si provienen de aguas contaminadas.

La bacteria también puede estar presente en el huevo crudo. Si bien la cáscara puede ser una barrera para evitar la contaminación, algunas gallinas infectadas producen huevos con salmonella antes de que se forme la cáscara.

Algunos frutos y vegetales frescos pueden haberse contaminado al ser lavados con agua no potabilizada. La contaminación puede producirse también en la cocina, si los jugos de carne cruda, de vaca o ave, entran en contacto con otros alimentos sin cocinar, como las ensaladas.