Imprimir esta página
23 Marzo 2020

Cuarentena: Cómo pasar los días en casa

El Licenciado en Psicología Germán Esteban Rittiner habló sobre la importancia de conocer a cada uno los niños para saber qué actividades hacer durante la cuarentena, desde leer un libro hasta jugar a las escondidas en casa. Además, destacó: “No tiene que estar mal visto el aburrirse porque es a partir de ahí que puede estimularse la creatividad e imaginación”.

Es tiempo de quedarse en casa y respetar la cuarentena establecida por el gobierno nacional con el objetivo de evitar la circulación del virus COVID – 19, la pandemia que preocupa al mundo. Como medida provincial, el pasado domingo 15 el gobernador de la provincia Gustavo Sáenz anunció la suspensión de clases para los niveles inicial, primario, secundario, terciario y universitario hasta el 31 de marzo.

Hoy inicia la segunda semana en donde los chicos deben permanecer en sus hogares y muchos adultos se preguntan qué hacer para que no se aburran. Los juegos y las actividades son infinitas, desde leer un cuento, jugar a los video juegos, a las escondidas, o un juego de mesa. Punto Uno dialogó con el Licenciado en Psicología Germán Esteban Rittiner sobre la importancia de conocer los gustos de cada niño y no tenerle miedo al aburrimiento.

“Considero que las actividades para hacer en casa con l@s niñ@s en estos tiempos de cuarentena tienen que ver mucho con el interés de ell@s. En google, en las redes sociales, en internet en general hay mucha cantidad de información de propuestas para hacer en casa, pero creo que lo importante es saber que le gusta y que le interesa a cada niñ@, a partir de ahí podríamos elegir las actividades: manualidades, juegos, juegos de mesa, juegos de roles, etc.”, explicó el profesional que se dedica a trabajar con infancias.

Rittiner destacó que es importante determinar si la demanda por hacer cosas nuevas es realmente de los niños o es una necesidad de los adultos para mantenerlos "ocupados”, por eso señala: “Hay que mirar y escuchar a l@s niñ@s, que ell@s puedan elegir y expresar a que les gustaria jugar o que otra actividad quisieran hacer. Y a partir de allí, nosotr@s como adult@s tirarnos al piso y jugar, poner el cuerpo es muy importante para que l@s niñ@s vean que realmente nos interesa compartir ese momento lúdico”.

“Tener ‘tiempo de sobra’ no significa que los vamos a bombardear a actividades, a veces es necesario que l@s niñ@s se aburran para que a partir de ahí pongan en práctica su creatividad e imaginación”, agregó.

En tiempos en donde convivimos con la tecnología, los adultos buscan alejar a los niños de las pantallas y evitar que pasen tanto tiempo en la computadora, televisor, celulares, video juegos o tablets, pero ¿Qué hay que hacer con la tecnología cuando no se puede salir de casa?

El licenciado explica: “No es cuestión de que no vean tele, o que no jueguen con el celular (más si era una actividad habitual de ell@s), es importante que los tiempos con la tecnología tengan un tiempo de inicio y de fin, y que l@s niñ@s lo sepan a esto. Por eso está bueno armar cronogramas diarios para poder organizarse (no solo en cuanto a l@s niñ@s, sino también a nivel familiar). Por ejemplo: a tal hora nos levantamos, nos cambiamos y desayunamos, de tal hora a tal hora podemos ver tv, luego hacemos cosas de la casa, más tarde tenemos un momento para jugar a lo que quieran, cocinamos, lavamos, un tiempo para jugar con el celular, otro tiempo para hacer alguna otra actividad, etc. Cada familia organizará su día en base a sus posibilidades y está bueno que l@s hij@s puedan aportar ideas al armado del cronograma”.

No hay que tener miedo al aburrimiento, al igual que los adultos, los niños muchas veces no saben qué hacer estando todo el día en casa. “No tiene que estar mal visto el aburrirse porque es a partir de ahí que puede estimularse la creatividad e imaginación. Y saber esto también les quita el peso a l@s adultos, de siempre estar pensando en actividades para ell@s”.

Por otro lado, el Licenciado explicó: “No todas las edades demandan las mismas actividades, ni tod@s l@s niñ@s se interesan o le gustan los mismos juegos. Hay que respetar sus intereses. Habrá algun@s que se copen si les proponemos ayudarnos a cocinar, otr@s quizás se diviertan lavando con agua, a otr@s les interesarán las actividades tranquilas como hacer manualidades o leer. Otr@s mas eufóricos querrán jugar a la escondidas o a la pilladita, saltar la soga, etc. Otr@s solo querrán jugar con los juguetes y armar escenarios. Por eso destaco que l@s adult@s aprendan a ‘leer’ a sus hij@s: que les gusta, que les interesa y a partir de allí pensar las actividades para proponer. Esta bueno también que l@s adult@s puedan tomar contacto con sus propias experiencias lúdicas y puedan preguntarse: ¿a qué jugaba yo cuando era chic@? ¿a qué me gustaba jugar? Y poder retomar esa parte de mí”.

Cómo contarles que es lo que está pasando

Hace 8 días los niños dejaron de ir a las escuelas y se quedan en sus casas, sus vidas cambiaron de repente y es importante que sepan el por qué. Rittiner señala que “por empezar, es necesario contarle a l@s niñ@s qué es lo que está pasando. Nos pongamos en el lugar de ell@s: de un día para el otro ya no puedo ver a mis amiguit@s del jardín o del cole, ya no salgo a la plaza, ni a la vereda pueda ir. ¡¿Qué pasó aquí?! ¡¿Que hice yo?!”

“El lenguaje de la explicación tiene que ser acorde a la edad del niñ@, mientras más grande, más detalles entenderán. Mientras que a l@s más peques se les puede hablar de los bichitos megapequeñitos que están afuera y no nos dejan salir, y que es importante para combatirlos lavarse las manos, toser tapándonos con el codo, y otras medidas pertinentes que sabemos l@s adult@s”, agregó.

Además, constantemente circula información a través de los medios de comunicación es por eso que el Licenciado plantea: “Seguramente pasa en las casas, adult@s viendo noticieros e hij@s mirando y preguntando. Hay que aclararles todas las dudas que tengan. Eso les dará seguridad de lo que está pasando”.

“El tema de la sobreinformación creo que depende más del adult@, cuánto tiempo paso viendo noticias o cuánto tiempo esta prendida la tele en mi casa. Una de las medidas de salud mental es no estar expuest@s a tanta información, con unos momentos al día es suficiente. (Tengamos en cuenta que la sobreinformación no solo está en la tele sino también en otros medios de comunicación y en las redes sociales)”, finalizó.