05 Noviembre 2020

Un matrimonio igualitario es la familia adoptiva de una niña nacida en Tartagal

Con el acompañamiento de los equipos profesionales del Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio Público, Luis y Juan cumplimentaron las instancias para obtener la guarda con fines de adopción de una bebé de tan solo meses.

Es el primer matrimonio igualitario salteño al cuidado de una niña de Tartagal que vivió sus primeros meses de vida bajo protección de un hogar del Estado. Iniciaron la búsqueda de ser padres en el mes de julio tras inscribirse en el registro de adoptantes de la provincia. Este martes, se consolidó el proceso de entrevistas, vinculación y la audiencia favorable para iniciar su camino como familia.

“Estamos muy contentos con todo el equipo, excelente todo. Desde Salta, desde Tartagal, nos sentimos parte todo el tiempo, nos hicieron sentir excelentes. Estoy inmensamente agradecido con todos ellos”, recalcó Luis al relatar el acompañamiento recibido por parte de profesionales de la Delegación Regional de Primera Infancia, Niñez y Familia de Tartagal y de equipos interdisciplinarios del Ministerio Público y Poder Judicial.

Agregó que “ser padres así, en esta situación y con estas características es una experiencia invaluable, que espero que mi hija atesore y que nosotros vamos a atesorar toda la vida”.

Por su parte, Juan resaltó el aporte de la cuidadora de la bebé durante su alojamiento en el Hogar Padre Gualterio Ansaldi de Tartagal respecto a indicaciones sobre la rutina, la alimentación y el descanso de la niña y valoró “que un hijo llega en el momento indicado” y que el momento de encontrarse “es para toda la vida”.

Como familia adoptiva de la niña, alentaron a adultos en la búsqueda de consolidar una familia, que presenten la solicitud de ingreso al registro único de adoptantes en la Provincia y el país. “Hay que animarse, presentar los papeles”, reiteró Luis tras destacar la agilidad de los procedimientos para la obtención de la guarda con fines de adopción de su hija.

Juntos, reflexionaron sobre la importancia de crecer y desarrollarse como personas en una familia y al respecto Juan invitó a la comunidad a pensar la familia como un lugar “donde nos sentimos libres de ser, donde liberamos lo que somos en su máxima expresión. Sin miedos ni barreras”.

Acompañaron al matrimonio en cada etapa de este proceso la Directora de la Delegación Tartagal de la Secretaría de Primera Infancia, Niñez y Familia; Dra Graciela Gómez; la Licenciada en Psicología de la Delegación, Laura Montoya; la Jueza de Familia N°1 de Tartagal, Claudia Yance; el Asesor de Incapaces N° 1, Juan José Andreu; la Fiscal Civil, Rosa Vélez; y el equipo interdisciplinario del Ministerio Público y el Poder Judicial integrado por las profesionales de trabajo social y psicología Liliana Boglione; Edith Herrera; Gabriela Mazocato y Estela Lizondo.

Adopciones y egresos en tiempos de pandemia

El derecho de cada niño, niña y adolescente a vivir, crecer y desarrollarse íntegramente en un grupo familiar está establecido por la Convención Sobre los Derechos del Niño a escala internacional, por la Ley Nacional 26.061 y la Ley Provincial 7.970 de protección integral de los derechos de niños, niñas y adolescentes.

La secretaria de Primera Infancia, Niñez y Familia, Ana Pastrana, informó que “durante la pandemia se ha realizado un trabajo intenso con jueces de familia y con la Secretaría Tutelar para ir agilizando estos procesos. A través de mecanismos para facilitar procedimientos de egresos de hogares de cuidado estatales, un total de 77 niños, niñas y adolescentes iniciaron el proceso de vinculación con una familia adoptante, se reintegraron a la convivencia en familia con sus progenitores, adultos de su familia extensa o referentes afectivos”.

En el trabajo de acompañamiento, seguimiento, evaluación y atención de cada egreso trabajan referentes de las Delegaciones Regionales de Primera Infancia, Niñez y Familia de Tartagal, Orán, Rosario de la Frontera y Metán; los programas Pequeños Hogares, Centros de Inclusión Transitoria y Programa  de Acompañamiento al Egreso (PAE).

“El lugar más sano y adecuado donde debe vivir un niño es una familia. Será su familia de origen, será su familia ampliada, será un referente afectivo o será una familia adoptante. Pero el lugar más sano para el crecimiento y desarrollo de un niño es una familia” destacó la Secretaria y referente del órgano de aplicación del sistema de protección integral de la niñez y adolescencia en nuestra provincia.